Hallan potente antifúngico en el microbioma de bacteria marina

Científicos de la Universidad de Wisconsin-Madison encontraron en el microbioma de un animal marino un nuevo compuesto antifúngico eficaz contra hongos resistentes a múltiples fármacos.

La molécula, a la que David Andes y sus colegas llamaron turbinmicina, fue hallada dentro de la bacteria Micromonospora que vive en el interior de las ascidias marinas. El descubrimiento ocurrió mientras los investigadores examinaban bacterias que habían aislado de una variedad de animales marinos.

Luego, el equipo buscó bacterias con huellas químicas prometedoras y descubrió que la turbinmicina se dirigía a una proteína fúngica llamada Sec14p, a la que ningún otro fármaco antimicótico ataca, informó New Scientist.

De acuerdo con Andes, las infecciones por hongos son un problema para las personas cuyo sistema inmunológico está inhibido. “Esto incluye a pacientes que reciben tratamiento por cáncer, receptores de trasplantes de órganos y bebés prematuros”, dijo.

El nuevo compuesto —añadió— puede ayudar porque es eficaz contra muchos patógenos fúngicos que infectan a los humanos, incluidos Aspergillus fumigatus y Candidaauris.

La eficacia de la turbinmicina contra Candidaauris es prometedora pues este hongo, que es contagioso, parece haber desarrollado resistencia a casi todos los demás fármacos antimicóticos disponibles actualmente.

Tim Bugni, también de la Universidad de Wisconsin-Madison, advirtió que muchos medicamentos antimicrobianos han surgido a partir del estudio de bacterias que viven en la tierra, y que son menos las investigaciones sobre las que habitan en los océanos.

«Hay una inmensa diversidad bacteriana allí,todavía poco aprovechada para el descubrimiento de fármacos», subrayó.

Pero, debido a las similitudes existentes entre los hongos y las células humanas, los mayores desafíos en el desarrollo de fármacos antimicóticos están en la toxicidad potencial de estos. “Tanto los hongos como los seres humanos son eucariotas, organismos con células complejas que contienen un núcleo y orgánulos unidos por membranas”.

“Es difícil matarlos sin hacernos daño”, asegura Andes. Y añade que hasta ahora en la nueva molécula no han visto señal de toxicidad significativa. De cualquier modo, el equipo llevará a cabo estudios de seguridad y planes para desarrollar el compuesto para uso clínico.

FP/ RL/ Foto de portada: Stephanie Rossow.

cubaenresumen

Corresponsalía en Cuba de Resumen Latinoamericano

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: