OMS y Unicef alertan que se debe actuar rápido para evitar epidemias de polio y sarampión

La Organización Mundial de la Salud (OMS) y el Fondo de Naciones Unidas para la Infancia (Unicef) han pedido a la comunidad internacional actuar con carácter urgente para evitar el resurgimiento de la polio y el sarampión, luego de meses en que la pandemia de COVID-19 ha provocado interrupciones en servicios de vacunación, sobre todo en los países más pobres.

Las dos agencias de la ONU han pedido 655 millones de dólares a la comunidad internacional de donantes.

La OMS y el Unicef han advertido que las interrupciones en los servicios de inmunización provocadas por la COVID-19 dejan a millones de menores en riesgo de contraer enfermedades prevenibles como el sarampión y la poliomielitis.

Para solucionar las peligrosas deficiencias en materia de inmunidad en los países que no reúnen los requisitos para el programa global de Gavi, la Alianza de las Vacunas, y en los grupos de edad a las que van destinadas, las dos organizaciones estiman que son necesarios unos 655 millones de dólares, de los cuales 400 millones se destinarían para la poliomielitis y 255 para el sarampión.

El director general de la OMS, el doctor Tedros Adhanom Ghebreyesus, destacó que, a diferencia de lo que ocurre con el coronavirus, se dispone de las herramientas y los conocimientos necesarios para combatir ambas enfermedades, pero que hacen falta los recursos y los compromisos para ponerlos en marcha. “Si lo hacemos, se salvarán las vidas de los niños”, dijo.

“Este es un llamamiento mundial a la acción para que los donantes se mantengan firmes hasta conseguirlo y no den la espalda a los niños más pobres y marginados en sus momentos de necesidad”, apuntó.

Al llamado de Tedros se sumó la directora ejecutiva del Unicef, Henrietta Fore, quien subrayó la necesidad de abordar la pandemia de COVID-19 sin descuidar otras enfermedades mortales que amenazan la vida de millones de niños en las zonas más pobres del mundo.

“Hoy pedimos urgentemente a los dirigentes de los países, los donantes y los asociados que adopten medidas a nivel mundial. Necesitamos recursos económicos adicionales para reanudar con seguridad las campañas de vacunación y dar prioridad a los sistemas de inmunización que son fundamentales para proteger a los niños y evitar otras epidemias además de la de COVID-19”, enfatizó Fore.

De no lograrse la erradicación ahora, se producirá un resurgimiento mundial de la poliomielitis, lo que se traducirá en hasta 200 000 nuevos casos anuales, en un plazo de diez años, advirtieron las agencias de la ONU.

Según los dos datos de ambas organizaciones, en los últimos años se ha producido un resurgimiento mundial del sarampión con brotes continuos en todo el mundo.

Esa situación se ha visto agravada por las deficiencias en la cobertura de vacunación que ha causado la pandemia de coronavirus, además de que los datos anuales de mortalidad por sarampión de 2019 ya apuntaban a un incremento de los casos de esa enfermedad.

Esos datos se darán a conocer la próxima semana y mostrarán el efecto negativo de los continuos brotes en muchos países de todo el mundo.

También se prevé un aumento de la transmisión de la poliomielitis en Pakistán, Afganistán y múltiples zonas del continente africano con deficiencias en los servicios de inmunización.

Durante los próximos meses está previsto el despliegue de una nueva vacuna oral contra la poliomielitis de nueva generación y un plan de respuesta estratégica ante los brotes de sarampión.

Tomado de Cubadebate / Foto de portada: Marantha/UNICEF

cubaenresumen

Corresponsalía en Cuba de Resumen Latinoamericano

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: