Otro desmovilizado de las FARC asesinado en Colombia

La lista de desmovilizados de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) asesinados desde la firma del Acuerdo de Paz aumentó a 242 en la nación sudamericana, donde el exguerrillero Bryan Steven Montes fue ultimado.

La agencia Colombia Informa dio cuenta del hecho, ocurrido en el municipio Puerto Caicedo, en el departamento Putumayo, en circunstancias aun por esclarecer.

La muerte de Montes aconteció en una jornada intensa para el país suramericano que vivió el primer día de un Paro Nacional que, entre otras demandas al gobierno de Iván Duque, exige el cese de los asesinatos de firmantes del Acuerdo de Paz de 2016, líderes sociales, indígenas y defensores del medio ambiente.

En la protesta participan organizaciones gremiales, sociales, estudiantiles, mujeres y exinsurgentes de las FARC, que reclaman al gobierno respeto a los compromisos asumidos.

El pasado 4 de noviembre los desmovilizados lograron firmar con la administración de Duque la concreción de cuatro puntos para seguir adelante con el Acuerdo de Paz, hasta ahora sin cumplir en su totalidad por las autoridades.

Los excombatientes obtuvieron garantías de seguridad para sus vidas, tierras para la reincorporación y la implementación integral del Acuerdo de Paz que puso fin a más de cinco décadas de conflicto entre el Estado y las FARC, ahora partido Fuerza Alternativa Revolucionaria del Común.

La mayoría de los asesinatos de exguerrilleros, líderes sociales, indígenas y defensores medioambientales y de la paz en Colombia ocurren a manos de bandas paramilitares, grupos armados que actúan con impunidad en las regiones rurales del país.

Entre tanto, un nuevo informe sobre violaciones a los derechos humanos en Colombia llegó  a la Jurisdicción Especial para la Paz (JEP) y a la Unidad de Búsqueda de Personas Dadas por Desaparecidos del país suramericano.

Se trata de un registro sobre estos crímenes contra el movimiento agrario en Viotá, departamento Cundinamarca, en los años de 1988 a 2004 de acuerdo con una investigación de la Corporación Jurídica Yira Castro, organización no gubernamental creada para defender los derechos de las víctimas de la guerra civil.

El informe, titulado «Ejecutar las órdenes de batalla, era acabar con el pueblo: Genocidio político y estigmatización del movimiento agrario en Viotá 1989-2004», está relacionado con el asesinato de miembros del partido Unión Patriótica (UP), integrado por desmovilizados de la FARC.

UP era considerado por los gobiernos de entonces una extensión de las FARC , de ahí que sus militantes fueran vistos como objetivos militares para la lucha antiguerrillera en el país.

OOL/RL/Foto de portada: EFE

cubaenresumen

Corresponsalía en Cuba de Resumen Latinoamericano

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: