Perú: ¿Dónde está el Grupo de Lima?

Por Hedelberto López Blanch.

Dos jóvenes muertos, más de un centenar de heridos y numerosos detenidos debido a la violenta represión desatada por la policía peruana contra los manifestantes que protestaba por el golpe de Estado parlamentario de la oligarquía criolla contra el ex presidente Martín Vizcarra. Ciertamente que el pueblo de la nación andina se lanzó a las calles, no para apoyar a Vizcarra (destronado por presuntos hechos de corrupción) sino para oponerse e ex presidentes y parlamentarios que tienen en sus haberes largas historias de delitos cometidos.
Cinco ex presidentes han sido acusados (sin contar al sexto, Vizcarra) y algunos sacados antes de terminar sus mandatos, por estar involucrados en hechos de corrupción, abuso de poder o relaciones con narcotraficantes.

Los parlamentarios no se quedan detrás en estas deshonestas competencias pues 81 cuentan con expedientes en la Fiscalía, (a 13 de ellos les archivaron los casos por sus relaciones en las altas esferas de poder). Entre los delitos cometidos aparecen, abuso de poder y de autoridad, homicidio culposo, peculado, coacción laboral, contaminación del ambiente, usurpación, estafa y lavado de activos, entre otros.

Podríamos preguntarnos, ¿dónde está el Grupo de Lima que no ha condenado estas graves violaciones en contra del pueblo peruano, mientras no pasa un solo día que lance falsas acusaciones contra el legítimo gobierno de Venezuela?

El Grupo de Lima fue creado en agosto de 2017 por orientaciones expresas de Estados Unidos con el manifiesto programa de trabajar, en todos los escenarios posibles, para tratar de derrocar a las autoridades de la República Bolivariana.

Como asesores principales para dirigir esa agresiva política contra el legítimo presidente, Nicolás Maduro, fueron nombrados dos ultraderechistas: el exasesor principal de Donald Trump, John Bolton y Elliott Abrams, enviado espacial de Estados Unidos para Venezuela.

De esa fecha en adelante este Grupo de Lima, mediante los medios de comunicación hegemónicos o en organismo internacionales, no ha dejado de emitir declaraciones falsas y agresivas hacia el gobierno bolivariano.

En Chile, durante todo el año, jóvenes, estudiantes, obreros y clase media, han protestado en las calles contra las medidas neoliberales y neofascistas establecidas desde la dictadura de Augusto Pinochet.

La gran mayoría de la población, a la que no le alcanza el dinero para sufragar la canasta básica y los servicios privatizados de agua, electricidad, alcantarillado, educación y atención médica, ha realizado masivas protestar.  

Como solución el multimillonario presidente Sebastián Piñera ordenó a la fuerza pública reprimir las manifestaciones con saldo más de 50 jóvenes asesinados, centenares de heridos, y miles de detenidos que sufrieron vejaciones y violaciones en las cárceles del régimen.

Los carabineros, además de lanzar gases lacrimógenos,  dispararon sus escopetas de perdigones contra la cara de los jóvenes por lo que 545 perdieron la visión de uno o de sus dos ojos.    

Y el mundo se pregunta, ¿dónde está el Grupo de Lima?

Diariamente en Colombia, país donde la producción y tráfico de drogas es parte indisoluble del sistema, son asesinados trabajadores sociales y guerrilleros desmovilizados tras los acuerdos de paz firmados en 2016.

Esa es la realidad que vive la nación andina al registrarse más de 70 masacres colectivas, con alrededor de 290 asesinados y violentas represiones de la policía contra estudiantes y obreros que protestan por la nefasta política del régimen de Iván Duque.

A esto se suman las cotidianas matanzas selectivas mediante las cuales han sido asesinados 995 líderes sociales y 242 ex guerrilleros desmovilizados de las FARC.

¿Y dónde está el Grupo de Lima?

Al presidente legítimo de Bolivia, Evo Morales, tras ganar las elecciones en noviembre de 2019, las fuerzas oligárquicas apoyadas por Estados Unidos y la Organización de Estados Americanos (OEA) le dieron un golpe de Estado que se zanjó con una fuerte represión que arrojó un saldo de 30 asesinados, cientos de heridos y numerosos detenidos o expulsados del país.

Durante un año, un régimen de facto tomó las riendas del poder hasta que la autoproclamada presidente Jeanine Añez y sus acólitos resultaron destronada por el voto masivo de los ciudadanos que se inclinaron nuevamente a favor del Movimiento al Socialismo (MAS). 

Esta misma política de represión capitalista-neoliberal contra la gran masa desposeída de América Latina se ha repetido en Ecuador durante el régimen de Lenin Moreno, o en Brasil con el neofascista Jair Bolsonaro, por citar solo otros dos casos.

¿Y el Grupo de Lima dónde está? La respuesta es clara: va de la mano de la oligarquía y bajo las orientaciones de Estados Unidos con el fin de derrocar al legítimo gobierno de Nicolás Madura por cualquier medio. Pero esa misión, ordenada por Washington a ese Grupo antidemocrático, ha sido frustrada por el accionar de los dirigentes, el ejército y el pueblo bolivariano.

RL/ Foto de portada: Correo del Orinoco.

cubaenresumen

Corresponsalía en Cuba de Resumen Latinoamericano

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: