Policía de Bolivia perseguirá a exministros golpistas prófugos

Por Jorge Petinaud Martínez.

El flamante jefe interino de la Policía de Bolivia, Coronel Jhonny Aguilera, aseguró hoy que ese cuerpo cumplirá la orden de aprehensión contra dos exministros del gobierno de facto por irregularidades en la compra de gases lacrimógenos.

«En el marco de sus competencias y ámbito de la persecución penal, la Policía cumplirá con esas resoluciones emitidas por el Ministerio Público el 5 de noviembre contra las exautoridades», afirmó Aguilera ante la prensa en relación con Arturo Murillo, extitular de Gobierno (Interior) y Luis Fernando López (Defensa), ambos prófugos y presuntamente en el extranjero.

La Fiscalía publicó en esa fecha un “alerta migratoria” contra las dos cabezas más visibles de la represión antipopular durante el mandato de la autoproclamada presidenta Jeanine Áñez como resultado de una denuncia de legisladores del Movimiento al Socialismo (MAS).

Describió Aguilera que el órgano policial, a través de sus unidades especializadas, recabará datos sobre la migración de los dos jefes de carteras investigados por presuntos delitos de uso indebido de influencia y otros actos ilícitos.

Según el coronel posicionado interinamente este lunes en el cargo por el presidente, Luis Arce, para la ubicación de Murillo y López existen varios canales entre los que mencionó a Interpol, que pueden contribuir al intercambio y la acumulación de datos necesarios.

De acuerdo con la denuncia, el Estado boliviano pudo erogar cinco millones 600 mil dólares por cartuchos de gas lacrimógeno adquiridos a través de la empresa intermediaria Bravo Tactical Solutions LLC, radicada en Estados Unidos, después de suspender una compra directa a la corporación brasileña Cóndor. El contrato fue rubricado en diciembre de 2019.

Los legisladores querellantes estimaron que la nación andino-amazónica pagó 270 bolivianos (unos 39 dólares) por cada proyectil gasificante de larga distancia y 250 bolivianos (casi 36 dólares) por municiones de triple acción, y en cada caso solicitó 50 mil unidades.

En este contexto, los investigadores tratan de esclarecer un posible sobreprecio y otras anormalidades enmascaradas en el cambio de proveedor.

Considerado hombre de confianza del exministro de Gobierno del Ejecutivo de Evo Morales, Carlos Romero, el coronel Aguilera asumió el cargo este lunes con la encomienda del presidente Arce de recuperar la confianza del pueblo y lograr que “nunca más” los policías tomen acciones contra un gobierno electo y legalmente constituido.

Poco antes del golpe de 2019, el entonces comandante de la Policía y más tarde cómplice de la asonada,  Yuri Calderón, mencionó a Aguilera como “el único coronel” que permaneció más de cinco años en el cargo de director de la Fuerza Especial de Lucha Contra el Crimen,  cuatro en La Paz y uno en Santa Cruz, con el respaldo del entonces ministro Romero. Tras la llegada al poder del gobierno de facto fue destituido.

Tras posicionarlo este lunes,  Arce expresó en un tuit que “la policía debe estar siempre, pase lo que pase, a lado de su pueblo y del mandato popular expresado en las urnas. La institución policial tiene la tarea fundamental de recuperar la confianza del pueblo».

RL/ Foto de portada: Álvaro Valero.

cubaenresumen

Corresponsalía en Cuba de Resumen Latinoamericano

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: