Proceso electoral venezolano en fase decisiva

El proceso electoral para las elecciones parlamentarias venezolanas entra en su fase final para renovar los 277 curules de la Asamblea Nacional, en manos hoy del sector extremista opositor ligado a las acciones de Estados Unidos contra el gobierno constitucional del presidente Nicolás Maduro.

Desde hace un quinquenio el Parlamento actúa en desacato a las leyes del país y se convirtió en plataforma de ataque al gobierno bolivariano con el autoproclamado presidente designado Juan Guaidó, la ficha de Washington, a la cabeza.

En este lapso desde el legislativo se impulsó el saqueo de los recursos financieros del país depositados en el exterior, el apoyo a intentonas golpistas con el uso de paramilitares extranjeros y la exacerbación de las dificultades económicas que impactan a toda la población.

Así llegarán las cosas el 6 de diciembre, la fecha fijada para la cita en las urnas, donde el Partido Socialista Unido de Venezuela va en alianza con otras fuerzas aliadas integradas en el Gran Polo Patriótico.

Aunque el sector que maneja Guaidó boicotea el proceso electoral, otros adversarios al chavismo no dudaron en competir por las vías legales y buscar presencia en el poder legislativo.

En ello contribuyó el cumplimiento estricto del cronograma establecido por el Consejo Nacional Electoral (CNE) y las garantías establecidas para todos los contendientes.

El CNE realizó casi una veintena de auditorías a las máquinas de votación, dos simulacros comiciales y consiguió el aval del Consejo de Expertos Electorales de Latinoamérica.

Además, la víspera el Grupo de Puebla, que conforman expresidentes y otras destacadas personalidades de diversos países, otorgó su respaldo a los comicios parlamentarios en el país sudamericano.

Para el jurista y candidato a diputado, Hermann Escarrá, los próximos sufragios son el fruto de la vocación de paz del Gobierno y la voluntad de un pueblo «cansado de los injerencismos”.

«Por eso vamos con la idea de recuperar el Parlamento, los activos de la nación, a reordenar el tema financiero y a trabajar en las leyes sociales con el apoyo de las comunas», señaló según Prensa Latina.

Resulta la lógica de los opositores que se desligaron de la política de violencia y desestabilización del grupo que hoy controla el legislativo, también cansados de la subordinación e intromisión de Estados Unidos en los asuntos internos venezolanos.

Quienes apelan a la violencia, a la distorsión de la realidad venezolana, probablemente van a buscar todo tipo de obstáculos para impedir las elecciones dijo Escarrá.

Y adelantó que cualquier intento de desconocer la legalidad del mismo es atentar contra la democracia.

OOL/RL/Foto de portada: M Delacroix/ AP 

cubaenresumen

Corresponsalía en Cuba de Resumen Latinoamericano

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: