Subordinación a EEUU divide a oposición en Venezuela

La subordinación de sectores de la oposición venezolana a Estados Unidos es cada vez más descarnada, tal y como lo demuestran las citaciones para determinar las acciones contra el gobierno del presidente Nicolás Maduro.

Cada mes dirigentes opositores acuden a la Oficina Externa para Asuntos de Venezuela, adscrita al Departamento de Estado.

Washington refuerza su tutelaje en momentos en que las fuerzas adversas al Gobierno venezolano afrontan su más severa crisis de fragmentación y pérdida de respaldo popular, de acuerdo con denuncias de voceros gubernamentales.

Esas reuniones buscan dar respuesta a las voces críticas de altos funcionarios de la administración de Donald Trump ante la falta de unidad en la dirigencia opositora, y al unísono dejan al descubierto cómo el Departamento de Estado administra a la oposición, al actuar de mediador frente a rivalidades y ausencia de liderazgo.

Según la agencia Prensa Latina, aumentaron los talleres de «asesoría» luego que Trump admitió en julio, durante un acto de campaña electoral en Florida, que Juan Guaidó parece perder valor político y autoridad para la Casa Blanca.

En su hostilidad hacia Caracas el gobierno estadounidense reconoce al diputado Guaidó como presidente encargado, en desconocimiento al orden constitucional en el país sudamericano.

Al respecto, el dirigente del partido Soluciones para Venezuela, Claudio Fermín, señaló que existe un grupo de venezolanos a quienes «se les ha metido en la cabeza que el protagonista es el presidente de los Estados Unidos», en alusión a políticos opositores plegados a las directrices de funcionarios norteamericanos.

La citada Oficina Externa para Venezuela está ubicada en la embajada estadounidense en Bogotá, Colombia, y es un centro de injerencia en los asuntos internos venezolanos.

De allí partió la orden de boicotear las elecciones parlamentarias del 6 de diciembre, un plan fallido pues sectores que adversan al proceso bolivariano se sumaron a la contienda electoral.

Guaidó pretende organizar en paralelo una consulta entre sus seguidores, una maniobra para extender su presencia política y la preferencia de Washington.

De acuerdo con autoridades venezolanas, Guaidó presionó y en algunos casos ofreció dólares compensatorios para incitar a sus colegas a abstenerse de postularse como candidatos o apoyar el proceso electoral. Además sancionó a quienes optaron por participar en los comicios.

Ello provocó fracturas e incluso deslindes y críticas por la subordinación a las líneas dictadas por Estados Unidos.

Diversos voceros de la coalición conformada por Avanzada Progresista, Comité de Organización Política Electoral Independiente (Copei), El Cambio, Cambiemos y Acción Democrática coincidieron en que su llegada al Parlamento busca rescatar el orden institucional y convertirlo en el principal escenario para el diálogo político.

OOL/RL/Foto de portada: Getty Images /Oficina sobre asuntos venezolanos en la embajada de Estados Unidos en Bogotá

cubaenresumen

Corresponsalía en Cuba de Resumen Latinoamericano

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: