Violencia machista en tiempos de pandemia, un problema en aumento para América Latina

Nuevos estudios confirman alertas previas: la violencia de género y doméstica en América Latina y el Caribe aumentó considerablemente durante la pandemia de COVID-19. Un análisis de las llamadas a líneas de ayuda para mujeres maltratadas en la región, realizado por el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD), así lo demuestra.

A principios de abril, cuando el nuevo coronavirus apenas empezaba a extenderse por el mundo, el secretario general de la Organización de Naciones Unidas António Guterres advirtió que la violencia no se limita al campo de batalla.

“Para muchas mujeres y niñas, la amenaza es mayor donde deberían estar más seguras. En sus propios hogares… Sabemos que los confinamientos y las cuarentenas son esenciales para suprimir el COVID-19. Pero pueden atrapar a mujeres con parejas abusivas”, dijo.

Siete meses después, la iniciativa #GraphForThought impulsada por el PNUD recopiló datos mensuales del 2019 y 2020 sobre el volumen de llamadas a las líneas de ayuda en Argentina (Línea 137 en Buenos Aires y Línea 144), Brasil (Ligue 180), Colombia (Línea 155), República Dominicana (Línea Mujer 212), Guatemala (Línea 1572), México (Línea Mujeres en la Ciudad de México), Paraguay (Línea 137) y Perú (Línea 100 y Chat 100).

El objetivo marcado fue obtener una foto regional sobre cómo las tendencias de violencia de género y doméstica pueden estar cambiando en los países de ALC a raíz de la pandemia. Los resultados fueron evidentes.

En todos los países (excepto en República Dominicana) las llamadas aumentaron después de la cuarentena. Además, en las naciones con mayores indicadores, el volumen de llamadas sigue siendo más alto en el 2020 que en el 2019 para todos los meses con datos disponibles, excepto en Guatemala.

Es aún más preocupante porque la realidad puede ser aún peor. “Aunque estos datos dan una visión general es poco probable que reflejen la situación real, ya que las víctimas a menudo no denuncian por vergüenza o miedo a represalias”, alertó el informe.

En paralelo, las restricciones de movilidad y el miedo al contagio hacen más difícil buscar ayuda y las víctimas no pueden llamar a estas líneas si están confinadas en casa con su abusador.

Según Luis Felipe López-Calva, subsecretario General Adjunto de la ONU y Director Regional de América Latina y el Caribe, para responder a esta situación 29 países han aprobado 177 medidas.

La mayoría de esas iniciativas refuerzan servicios y otras son campañas de sensibilización. Por ejemplo, en Bolivia, Chile y Colombia, las mujeres pueden buscar ayuda en las farmacias, por lo general utilizando una palabra clave que alerta al personal de la situación. Sin embargo, está lejos de ser suficiente para enfrentar una violencia que no entra en cuarentena.

AT/RL/Foto de portada: A. Messinis/AFP

cubaenresumen

Corresponsalía en Cuba de Resumen Latinoamericano

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: