Argentina: Senado aprueba impuesto extraordinario para grandes fortunas

Por Verónica Benaim. 

El bloque oficialista del Senado respaldó el proyecto del gobierno para que las personas físicas con un patrimonio mayor a 200 millones de pesos aporten por única vez para palear los efectos de la pandemia. Se calcula que el aporte será el 1,5% del PBI.

Con 42 votos positivos contra 26 negativos, el Frente de Todos convirtió en ley el proyecto presentado por el diputado Máximo Kirchner que propone crear con carácter de emergencia, y por única vez, un aporte extraordinario y obligatorio que recaerá sobre las personas con grandes fortunas en el país para morigerar los efectos económicos de la pandemia. Junto por el Cambio votó en contra.

El presidente de la Comisión de Presupuesto y Hacienda del Senado, Carlos Caserio, remarcó que es “un aporte por única vez, en una situación trágica que tiene el mundo, y evidentemente en una situación excepcional comparada con los grandes momentos que tuvo el mundo”. y Agregó: “Estamos saliendo de esta pandemia como salimos de algunas de las guerras mundiales: con miles y miles de muertos en el mundo y también con las economías y las posibilidades de un mundo que estaba para crecer, suficientemente desgastadas”.

El aporte solicitado abarca el patrimonio de las personas. Al respecto reconoció: “Es lo que generalmente en el país tributariamente hacen los que pagan bienes personales. Si tomáramos a las personas alcanzadas, tendríamos que el 0,02% son los que tienen que hacer este aporte. Para que sepa la gente que no se deje engañar, porque pareciera que estamos persiguiendo a los ricos, que no tiene nada de malo ser rico. El 99,98% de los argentinos no tiene que hacer este aporte. No estamos persiguiendo a nadie”. 

Caserio informó que “la recaudación aproximada, según la Oficina del Congreso de la Nación será de 420 mil millones de pesos, si todos contribuyeran”. Y explicó que “eso significaría el 1,5 del PBI”. “De este universo de aportantes, 380 son los mayores y representan el 55%”. “El 40% de estos posibles aportantes tienen bienes declarados y sus activos están dolarizados. El 92,4% de este 40% que tiene sus activos en dólares los tienen declarados en el exterior”, destacó.

Desde Juntos por el Cambio, el senador nacional Martín Lousteau apuntó contra el destino que la ley le dará al dinero recaudado. En ese sentido, ejemplificó: “El 25% en proyectos gasíferos, y vamos a incentivar a YPF que creo que va a generar un problema de litigiosidad: estamos creando un impuesto para darle fondos a YPF que es mixta, privada y pública y va un 15% al fondo de integración socio urbana y otro porcentaje a las becas Progresar”. “Y digámoslo de una vez: esto no es un aporte, es un impuesto extraordinario por única vez, y no entiendo cómo vamos a seguir financiando esas cosas si el aporte es solo por un año y ya sabemos qué pasa con los impuestos extraordinarios en Argentina”, alertó. Lousteau, señaló que no quieren “algo circunstancial sino algo permanente”. 

Tras la exposición de 19 senadores, el cierre del debate estuvo a cargo del jefe de bloque de Junto por el Cambio, Luis Naidenoff quien advirtió: “Saben que este proyecto termina muy mal, que este proyecto termina en la nada. Yo entiendo la historia de los relatos, que pueden servir para la tribuna o para generar cierta mística. Pero no alcanza con la mística, esto es un engaño. La devaluación de la palabra del propio presidente genera un daño a la gestión y esto lo devalúa al propio presidente. No hay que devaluar, hay que aportar con inteligencia, pero tiene que encontrar la inteligencia el propio gobierno».

En el caso del Frente de Todos, el proyecto kirchnerista no fue cerrado por el jefe del Frente de Todos José Mayans, sino que estuvo a cargo de la vice jefa del espacio, Anabel Fernández Sagasti, la legisladora más cercana a Cristina Fernández de Kirchner.

“Este aporte solidario es extraordinario porque estamos viviendo circunstancias extraordinarias, lo van a pagar 9.300 contribuyentes de grandes fortunas, personas humanas físicas, no lo van a pagar las grandes empresas, ni las medianas, ni las pequeñas”, expresó.

La iniciativa había sido presentada en el mes de abril por Máximo Kirchner, presidente del bloque del FDT, y fue redactada por el diputado oficialista Carlos Heller. Después de varios meses el proyecto fue aprobado en la madrugada del 18 de noviembre en esa cámara con 133 votos positivos del Frente de Todos y aliados, 115 negativos por parte de Juntos por el Cambio y 2 abstenciones. En esa sesión “mixta” dos legisladores de Juntos por el Cambio, Gabriela Burgos y Jorge Rizzotti, que responden al gobernador Gerardo Morales acompañaron con su voto al oficialismo. En el Senado, los legisladores que responden al mandatario jujeño, Silvia Giaccopo y Mario Fiad, prefirieron estar ausentes.

El proyecto

El proyecto apunta a los patrimonios superiores a los 200 millones de pesos, con el objetivo de recaudar $300 mil millones para volcar a planes productivos y sanitarios. La iniciativa prevé el cobro de 2% a los patrimonios de las personas físicas que hayan declarado hasta la fecha de la promulgación de la ley un patrimonio de más de 200 millones de pesos, elevando esa tasa al 2,25% en casos bienes por entre 300 y 400 millones de pesos, al 2,50% entre 400 y 600 millones y al 2,75% cuando sea de 600 a 800 millones. La tasa subirá al 3% cuando los patrimonios oscilen entre 800 millones y 1.500 millones; al 3,25% para el rango de 1.500 a 3.000 millones de pesos, y a partir de esa cifra será del 3,5%.

El gobierno estima recaudar aproximadamente $307.000 millones que se destinarán comprar equipamiento de salud para atender la pandemia, a subsidios y créditos para las PyMEs, urbanización de los barrios populares, obras y equipamiento a YPF para producir y envasar GAS Natural y financiar un relanzamiento del plan PROGRESAR.

Tomado de Tiempo Argentino/ Foto de portada: Prensa Senado/ Argentina.

cubaenresumen

Corresponsalía en Cuba de Resumen Latinoamericano

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: