Brasil: Jóvenes de asentamiento en Rio Grande do Norte colaboran con la campaña del MST para plantar 100 millones de árboles

Compartir

Por Erica Rodrigues y Matheus Mendes

Colectivo de jóvenes del asentamiento Oziel Alves, en Mossoró (RN), está construyendo un vivero con plantones de especies autóctonas y frutales de la Caatinga.

El principal desafío del Plan Nacional de Plantación de Árboles, Producir Alimentos Saludables, es plantar 100 millones de árboles en los próximos diez años, en todo el territorio nacional. La juventud del MST, a nivel nacional, es protagonista de este proceso y viene construyendo actividades en todo el país: acciones solidarias, distribución de alimentos, producción de arte / cultura, confección de viveros y plantones en esta perspectiva del Plan.

En la región Nordeste, específicamente en el estado de Rio Grande do Norte, no es diferente. Aquí, la juventud del Asentamiento Oziel Alves, ubicada en la zona rural de Mossoró (RN), trabaja desde septiembre para construir un vivero forestal con especies autóctonas y frutales de la Caatinga.

Además de la instalación en sí, los 11 jóvenes realizan estudios semanales sobre: ​​agroecología, agroforestería, Caatinga, manejo sustentable, procesamiento de semillas, la historia del MST y el tema agrario, además de temas relacionados con el arte y la cultura, como teatro, poesía. , música, que forman parte de nuestro Plan de Formación.

El colectivo MST Juventud en el estado planea continuar el proceso de organización y construcción de un vivero de plántulas con fines de comercialización, mano de obra e ingresos, embellecimiento de nuestras áreas y recuperación de áreas degradadas, en defensa de los territorios.

Proyecto de vivero despertó la vida comunitaria y la unión de generaciones

Según Bia (15 años): “El vivero trajo otra cara al asentamiento, esta experiencia se está volviendo más legal. Antes, nos quedábamos en casa e íbamos a la iglesia los domingos. Hoy tenemos una ocupación que hacer y vamos a demostrar a los adultos que tenemos algo productivo en que ocupar la mente, y somos, sí, responsables”.

Los jóvenes trabajan de lunes a viernes y estudian los fines de semana. En pocos meses, la guardería ha mostrado un cambio en la rutina de los jóvenes, esto se confirma en los relatos de los padres y otras familias del asentamiento.

Según Daniele, madre de Vitória, (16 años): “Cuando amanece, me levanto preocupada, porque tengo que despertar a Vitória para ir a cuidar la guardería”.

El sueño de la juventud del asentamiento de Oziel Alves, (no en vano que lleva ese nombre), es también el sueño de los hombres y mujeres que día a día construyen la Reforma Agraria Popular.

Tomado de Movimento dos Trabalhadores Rurais Sem Terra /Traducción: Resumen Latinoamericano /Foto de portada: MST/RN

cubaenresumen

Corresponsalía en Cuba de Resumen Latinoamericano

Dejanos tu comentario

A %d blogueros les gusta esto: