Cerca del 50% de empresas latinoamericanas no tiene mujeres en sus Consejos de Dirección

Compartir

Cerca de la mitad de las empresas en América Latina y el Caribe no poseen mujeres en su consejo de dirección. Así lo constató un análisis académico realizado en la Universidad Católica Argentina de Buenos Aires (UCA).

Los números levantados por el seminario de contabilidad socioambiental y ONG de esa universidad confirman una verdad mil veces dicha: los desafíos en materia de igualdad de género se mantienen y profundizan en el nuevo contexto de pandemia.

Los estudiantes de dicho seminario procesaron 89 reportes de sostenibilidad de empresas latinoamericanas. Evaluaron el desempeño de estas empresas en los Estándares GRI con enfoque de género y las metas e indicadores de los Objetivos de Desarrollo Sostenible número 5, 8 y 10. Más específicamente, buscaron las posibles brechas de género en cuanto a aspectos salariales, participación y toma de decisiones en las organizaciones.

Entre las principales conclusiones levantadas se encontró que 45 empresas, de 89 analizadas, no reportan tener mujeres en los órganos de decisión. Por tanto, los niveles de representación femenina siguen siendo bajos y existe una alta masculinización en estos cargos. Una realidad muy relacionada con los imaginarios en relación con los temas de decisión.

Además, la brecha salarial se mantiene. El 56% de las empresas manifiesta en sus reportes que los hombres ganan entre un 1% a un 10% más que las mujeres en igual posición. La transparencia en este asunto también se vuelve un desafío ya que el 14% de organizaciones no reportaron en su informe este indicador.

El análisis indica que, si bien existe un gran número de empresas que se encuentran desarrollando una gestión estratégica de la igualdad de género, hay todavía una gran cantidad que todavía encuentran dificultades a la hora de gestionar y comunicar la variable de género.

Si en 2018, en el informe Global Gender Gap Report, el Foro Económico Mundial alertó que la desigualdad entre hombres y mujeres se extendería más allá del año 2120; ahora, con las condiciones de inequidad acentuadas durante la pandemia de COVID-19, el conflicto se complejiza y extiende mucho más allá.

Según un reporte de la agencia ComunicarSe, en ese contexto, uno de los desafíos más urgentes es la brecha salarial de género. Y las estadísticas lo han confirmado. Datos de ONU Mujeres recuerdan que en el mundo las mujeres siguen percibiendo salarios un 22 por ciento más bajos que los hombres.

Además, combinan las labores profesionales con el triple de trabajo doméstico y de cuidados que los hombres. En tiempos de pandemia, cuando las acciones para evitar el contagio obligaron a quedarse en casa, la carga hogareña incrementó.

No es casual que promover la diversidad y la paridad de género en las empresas se haya vuelto apremiante en los últimos años y más aún en el contexto de la crisis sanitaria y económica de 2020. El llamado es a reconstruir mundo más equitativo post pandemia, siendo prioritario para el desarrollo sostenible y la agenda 2030 de Naciones Unidas.

El papel jugado por las empresas resulta vital en tales empeños, debido al rol que juegan en la vida social y económica de los países. En un escenario ideal, todas sus acciones deberían ser evaluadas a través de reportes de sostenibilidad, herramientas de divulgación claves para construir una sociedad informada y comprometida con el desarrollo sostenible.

AT/ RL/ Foto de portada: Prensa Latina/ Archivo.

cubaenresumen

Corresponsalía en Cuba de Resumen Latinoamericano

Dejanos tu comentario

A %d blogueros les gusta esto: