¿Cómo lograr con vacunas una suficiente inmunidad colectiva?

Un tema recurrente, el de la inmunidad frente al nuevo coronavirus, regresa al ámbito mediático con el inicio de las vacunaciones y con las probables respuestas a la pregunta ¿Cuánta inmunidad colectiva es suficiente?

En este sentido, las estimaciones iniciales de los científicos respecto al SARS-CoV-2, fue de entre el 60 y el 70 por ciento de la población vacunada para desterrar al coronavirus. Pero ahora algunos expertos están subiendo esas cifras, aunque ese rango todavía es citado por la Organización Mundial de la Salud.

“Hace aproximadamente un mes, el reconocido epidemiólogo estadounidense Anthony Fauci, comenzó a hablar de un 70, 75 por ciento en entrevistas de televisión. Y la semana pasada, en una entrevista con CNBC News, dijo «75, 80, 85 por ciento» y «75 a 80 o más por ciento», informó The New York Times.

A ello añadió: “Por difícil que sea de escuchar, se puede necesitar cerca de un 90 por ciento de inmunidad para detener el virus, casi tanto como se requiere para detener un brote de sarampión”.

Otros epidemiólogos prominentes —aseguró el diario— dijeron que Fauci podría tener razón. “El rango inicial del 60 al 70 por ciento era casi sin duda demasiado bajo, y el virus se está volviendo más transmisible, por lo que se necesitará una mayor inmunidad colectiva para detenerlo”.

Diferentes apreciaciones al respecto también incluyeron una advertencia: todas las respuestas son simplemente «estimaciones». “Dime qué números poner en mis ecuaciones y te daré la respuesta”, dijo Marc Lipsitch , epidemiólogo de la Escuela de Salud Pública TH Chan de Harvard. «Pero no puedes decirme los números, porque nadie los conoce».

Una definición del concepto inmunidad colectiva indica que ocurre cuando una gran parte de las comunidades se vuelven inmunes ante una enfermedad, de manera que sea poco probable la trasmisión de persona a persona. Así, toda la comunidad queda protegida, no solo los que sean inmunes, explica el sitio web de la Clínica de Mayo.

En tal caso, se consigue el llamado umbral de inmunidad colectiva: la proporción de la población que es inmune a la enfermedad es mayor que el porcentaje capaz de contagiarse con la enfermedad y trasmitirla.

Luego, ¿qué porcentaje de una comunidad necesita ser inmune para lograr la inmunidad colectiva? Esto depende de cuán contagiosa sea la enfermedad. El recurrente ejemplo del sarampión, considerado altamente contagioso, pone el listón bien alto: el 94 por ciento debe ser inmune para interrumpir la cadena de contagio.

Es conocido que una de las vías para lograr inmunidad sin causar la enfermedad es la vacunación. Con las vacunas se alcanza un acercamiento a la inmunidad colectiva, que hace posible proteger a las poblaciones, incluso a grupos que no pueden vacunarse, como los recién nacidos y los que tienen el sistema inmunitario comprometido.

Asimismo, la oposición a las vacunas puede presentar un desafío real a la inmunidad colectiva: si la proporción de personas vacunadas en una comunidad está por debajo del umbral de inmunidad colectiva, la exposición a una enfermedad contagiosa podría resultar en que la enfermedad se trasmita rápidamente.

FP / RL / Foto de portada: Reuters/ Gonzalo Fuentes

cubaenresumen

Corresponsalía en Cuba de Resumen Latinoamericano

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: