El bloqueo como parte esencial en la estrategia de poner fin a la Revolución Cubana

Por Raúl Antonio Capote/ Colaboración Especial para Resumen Latinoamericano.

En el año 2020 la agresividad de las medidas del gobierno de EE.UU. contra Cuba alcanzó niveles sin precedentes en los últimos años, el incremento de la persecución de las transacciones financieras y comerciales, la prohibición de vuelos desde EE.UU. hacia todas las provincias cubanas, con excepción de La Habana, la persecución e intimidación a as empresas que envían suministros de combustible a la Isla y la campaña de descrédito contra la cooperación médica cubana, constituye algunos de los ejemplos.

La agresión económica forma parte esencial de la estrategia de subversión política contra la mayor de las Antillas, las duras medidas de cerco económico buscan provocar espirales inflacionarias, escasez, penuria y descontento, con el objetivo de sumar sectores de la población a grupos contrarrevolucionarios organizados desde el exterior.

Según el manual de guerra no convencional de la CIA, no importa que fachada utilice ese manual, ni bajo que nombre esconda a su verdadero autor, la fórmula: guerra económica + campaña de propaganda negra + activismo político contrarrevolucionario + ofensiva diplomática exterior, debe conducir a la desestabilización del país.

Esa formula ha sido aplicada con rigor contra Cuba y ha sido enfrentada con bastante éxito por un país afectado además por la crisis provocada por la pandemia de la COVID-19, que perjudicó no solo a la economía cubana sino a la economía, el comercio y las finanzas mundiales.

Desde abril de 2019 hasta marzo de 2020, el bloqueo ha causado pérdidas a Cuba en el orden de los 5 mil 570.3 millones de dólares. Esto representa un incremento de alrededor de mil 226 millones de dólares con respecto al período anterior.

A precios corrientes, los daños acumulados durante casi seis décadas de aplicación de esta política ascienden a 144 mil 413.4 millones de dólares.

Es bueno recordar cuales son las leyes vigentes del bloqueo contra Cuba para que se pueda apreciar la madeja, el entramado “legal” de esta agresiva política:

  • Ley de Comercio con el Enemigo de 1917 (TWEA, por sus siglas en inglés).
  • Ley de Asistencia Exterior (1961): Autoriza al presidente de los EE.UU. a establecer y mantener un “embargo” total al comercio con Cuba y prohibió el otorgamiento de cualquier ayuda al gobierno cubano.
  • Proclama Presidencial 3447: Emitida el 3 de febrero de 1962 por el presidente John F. Kennedy, la proclama decreta el “embargo” total del comercio entre los EE.UU. y Cuba.
  • Regulaciones para el Control de Activos Cubanos del Departamento del Tesoro (1963).
  • Ley para la Administración de las Exportaciones (1979).
  • Regulaciones para la Administración de las Exportaciones (EAR por sus siglas en inglés, 1979).
  • Ley para la Democracia Cubana o Ley Torricelli (1992).
  • Ley para la Libertad y la Solidaridad Democrática Cubanas o Ley Helms-Burton (1996).
  • Sección 211 de la Ley de Asignaciones Suplementarias y de Emergencia para el año fiscal 1999.

En este año que finaliza destaca la creación de una nueva lista de Alojamientos Prohibidos en Cuba. También se restringió la importación hacia EE.UU. de productos de alcohol y tabaco de origen cubano, y se retiró la autorización a personas sujetas a la jurisdicción estadounidense de asistir u organizar reuniones o conferencias profesionales en Cuba.

Además, se eliminó la autorización mediante licencia general para las transacciones relacionadas con actuaciones públicas, clínicas, talleres, competiciones deportivas y de otro tipo y exposiciones.

El Departamento de Estado anunció la ampliación de sus restricciones de viaje hacia Cuba, la cual incluía también a los vuelos chárteres que se dirigían a aeropuertos de provincias, exceptuando el de la capital.

Más adelante este año también suspendieron todos los vuelos chárteres privados entre EE.UU. y Cuba, excepto los autorizados a La Habana y otros con fines médicos de emergencia, búsqueda y rescate y los considerados de interés para el país norteamericano.

Para febrero de 2020 el presidente estadounidense renovó el decreto de emergencia nacional sobre Regulación del anclaje y movimiento de embarcaciones con respecto a Cuba, que data de 1996.

También en febrero entró en vigor la nueva normativa de la compañía estadounidense Western Union, que elimina la posibilidad de enviar remesas a Cuba desde terceros países, así que estas solo podían ser recibidas desde los Estados Unidos.

Este año, además, la Lista de Entidades Cubanas Restringidas ha sido actualizada en dos ocasiones, una en junio -momento en que se agregaron seis entidades y se modificó una- y otra a finales de septiembre, cuando sumaron a la empresa American International Services (AIS) que procesa envíos de dinero a Cuba.

Por su parte, el Departamento del Tesoro denegó en junio la licencia que permitía a Marriott International operar un hotel en Cuba, y prohibió a la compañía desarrollar futuros negocios en el país.

Como si fuera poco en julio la nación antillana fue incluida en la Lista de Adversarios Extranjeros de los Estados Unidos.

Se extendió por un año de la Ley de Comercio con el Enemigo siendo Cuba hoy el único país para el cual está vigente esta normativa que otorga la posibilidad de aplicar sanciones económicas en tiempo de guerra o en cualquier otro periodo de emergencia nacional, y prohíbe el comercio con el enemigo o aliados del enemigo durante conflictos bélicos.

Todos los esfuerzos del gobierno de los EE.UU. han tropezado con la firme resolución de los revolucionarios cubanos de resistir y vencer. Cuba viva suma un nuevo año de historia y victorias.

Foto de portada: Cubadebate/ Archivo.

cubaenresumen

Corresponsalía en Cuba de Resumen Latinoamericano

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: