Elecciones en Venezuela, un espejo para otros

Venezuela volvió a vivir otro proceso electoral, más de una veintena en las últimas dos décadas,   y el chavismo recuperó la Asamblea Nacional en una jornada pacífica en la que deberían mirarse algunos de los gobiernos que hoy se apresuran a cuestionar esos comicios.

El Partido Socialista Unido de Venezuela y sus fuerzas aliadas en el Gran Polo Patriótico serán mayoría en el Parlamento que se conformará el 5 de enero, en cumplimiento de la Constitución de esa nación sudamericana.

Ganó el chavismo con más del 67 por ciento de los votos , y quedaron en la senda quienes desde el recinto parlamentario buscaron la desestabilización de la nación y se plegaron a la política injerencista de Estados Unidos.

No pudieron ser más difíciles las condiciones en las que el proceso bolivariano se mantuvo en la senda constitucional y electoral.

Venezuela vive una grave crisis económica, atizada por la política de hostigamiento, castigos y bloqueos impuestos desde Washington, ávido de las riquezas petroleras del país con mayores reservas de oro negro del planeta.

La industria petrolera, el principal motor y fuente de ingresos de la economía venezolana, sufre los embate del cerco estadounidense, que busca paralizar la producción y exportaciones de crudo.

El cerco incluye los medicamentos e insumos para enfrentar la pandemia de la Covid-19. También las finanzas, el comercio y el robo ilegal de los activos colocados en bancos internacionales.

Se le dice golpe blando a todo este entramado destinado a asfixiar a la población y buscar el desgaste del gobierno del presidente Nicolás Maduro, refrendado la víspera en las urnas.

En esta línea andan también los gobiernos que integran el llamado Grupo de Lima, que se apresuró a desconocer los comicios.

Se dicen a favor de una transición pacífica en la patria de Bolívar, pero todos sus actos conducen a buscar un cambio de régimen a como sea.

Qué ejemplo de democracia pueden dar gobiernos como el de Colombia, donde las matanzas y crímenes de líderes sociales, defensores de los derechos humanos y exguerrilleros desmovilizados son noticia de todos los días.

Qué decir del Perú, que tuvo varios presidentes en una semana sin que la población, abocada a las calles, fuera consultada sobre la crisis que atraviesa esa nación andina.

La propia Guatemala, cuyo mandatario cosechó muy rápido la impopularidad expresada por las multitudes que reclaman su renuncia.

Y qué decir de la OEA, apéndice y ministerio de colonias de Washington, marcada por su protagonismo en el golpe de Estado contra Evo Morales.

Las elecciones parlamentarias en Venezuela se realizaron de acuerdo con la legislación y la Constitución del país, no hay motivo para cuestionar su legitimidad, declaró a Sputnik el presidente del Comité de Asuntos Internacionales del Senado ruso, Konstantín Kosachov.

 «Los observadores de Rusia no registraron ninguna violación en la organización del proceso de votación que pudiera distorsionar sus resultados». «No hay motivos para cuestionar la legitimidad de las elecciones», dijo el legislador.

El sector extremista opositor decidió abandonar la vía electoral, a despecho de que afirman contar con la mayoría de la población. Persisten en los atajos ilegales y en ese camino suicida perdieron sus escaños en el Parlamento.

La Asamblea Nacional volverá a ser punto de debate y encuentro para decidir los destinos del país. No lo dice solo el chavismo, también las fuerzas que la adversan pero aceptaron el reto en las urnas donde, además de ganar la democracia, también consiguieron sus diputados.

OOL/ RL/ Foto de portada: Manaure Quintero/ Reuters.

cubaenresumen

Corresponsalía en Cuba de Resumen Latinoamericano

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: