Francia es uno de los países más reticentes a vacunarse contra el coronavirus

Compartir

Aunque la población planetaria sufre de una pandemia que ha puesto patas arriba la civilización y sus culturas, el fenómeno antivacunas se abre espacio, especialmente, en los llamados países del primer mundo. Un ejemplo es Francia, donde el 46 por ciento de la población no está dispuesta a vacunarse contra el coronavirus.

De acuerdo con una encuesta del Instituto Ipsos, encargada por el Foro Económico Mundial, de las 15 naciones consideradas en el estudio, los franceses son los que muestran más resistencia a vacunarse contra la COVID-19, con un 54 por ciento dispuesto a hacerlo. «Esto los ubica detrás de los estadounidenses, los españoles y los italianos”, informó La Tercera.

Que la vacuna inyectaría nanopartículas activadas por 5G, que la COVID-19 sería una enfermedad inventada para combatir la sobrepoblación mundial, o que la inmunización podría alterar nuestro ADN, son algunas de las teorías conspirativas —todas falsas— que han surgido respecto de la pandemia durante los últimos meses, subrayadas por el texto.

Por otra parte, según estimaciones del Instituto Pasteur, uno de los principales centros de investigación científica de Francia, para romper la cadena de infecciones es preciso que al menos el 60-70 por ciento de la población sea inmune al coronavirus, y conseguir así la inmunidad colectiva solo alcanzable a través de la vacunación.

Antecedentes citados por el reporte, vinculan dicha actitud con la desconfianza de la población francesa en la medicina; entre ellos, la suspensión del programa de vacunación contra la hepatitis B en las escuelas en 1998 luego de un posible vínculo con un caso de esclerosis múltiple.

“Esta susceptibilidad está profundamente arraigada en el país, pese a que las autoridades locales han hecho lo posible por convencer a los ciudadanos para que se vacunen”.

En tal sentido, el primer ministro, Jean Castex, dijo que era un acto de altruismo necesario para proteger a los demás, mientras que el ministro de Salud, Olivier Veran, aseguró que el miedo a la vacuna no detendrá el virus, que la Unión Europea era rigurosa en su proceso de aprobación de las vacunas y que no se apresuraría a lanzar ninguna sin los estudios correspondientes.

Entre los franceses encuestados por el Instituto Ipsos, “solo una octava parte de la población dijo que se vacunaría inmediatamente o en menos de un mes. Ese 12 por ciento contrasta con las cifras en Italia, por ejemplo, donde es de un 24 por ciento”.

Otros detalles tranzan un perfil preciso de la población antivacunas en Francia, según un estudio de octubre de la Fundación Jean-Jaurès. “Por ejemplo, mientras más aumenta la edad, mayor es el apoyo a la vacuna, aunque esto puede estar relacionado con el miedo que tiene la población a esta enfermedad, especialmente los adultos mayores».

El estudio también muestra —concluye el reporte— que las mujeres están más preocupadas por los efectos secundarios de la vacuna, con un 52 por ciento frente al 35 por ciento de los hombres.

FP / RL / Foto de portada: AFP

cubaenresumen

Corresponsalía en Cuba de Resumen Latinoamericano

Dejanos tu comentario

A %d blogueros les gusta esto: