Hallan en el Everest sustancias contaminantes de las aguas

Per y polifluoroalquilo, sustancias químicas permanentes, útiles para protegerse del agua, y relacionadas con defectos de nacimiento, colesterol alto y un mayor riesgo de cáncer de riñón y testículo, fueron encontradas en la nieve de la cima del Monte Everest, lo cual podría representar un riesgo para excursionistas, escaladores y residentes que beban de esas fuentes.

De acuerdo con Kimberley Miner, profesora asistente de investigación en el Instituto de Cambio Climático de la Universidad de Maine, Estados Unidos, y autora principal del estudio publicado en Science of the Total Environment, la contaminación por PFAS identificada en el Everest, en la nieve y el agua de deshielo recolectados del glaciar Khumbu, muestra que los humanos dejan productos químicos dondequiera que van.

La científica comentó además que esta es la primera vez que la nieve y el agua de deshielo del Everest son analizadas para detectar PFAS. Y añadió que las concentraciones más altas, encontradas en el Campo Base y el Campo II, son dos o tres veces más altas que las halladas en cualquier otro ambiente alpino.

En su opinión, los humanos necesitamos pensar en los efectos de los residuales que dejamos en cualquier lugar que habitamos, y en las consecuencias que conllevan, a la hora de decidir nuestra interacción con el medio ambiente, qué productos utilizamos y cómo remediar parte de esta contaminación química.

Miner prevé un aumento de los riesgos inherentes a escalar el Everest (una de las montañas más codiciadas para estos fines) en los próximos años con el creciente derretimiento de los glaciares, cambios en las precipitaciones, geológicos y contaminación química.

Los impactos que tiene la industria de la escalada y el turismo en la región —dijo— deben caracterizarse y entenderse para proteger a los residentes de la cuenca hidrográfica de abajo.

Por otra parte, el reporte de Europa Press subraya que las empresas que fabrican equipos para actividades al aire libre indicaron que han eliminado, o pronto lo harán, el uso de estos productos químicos.

Los PFAS son ampliamente utilizados en aplicaciones domésticas e industriales como revestimientos resistentes a las manchas y al agua para tejidos y alfombras, recubrimientos resistentes al aceite para productos de papel aprobados para el contacto con alimentos (hojas de galletas, papel alimenticio, envases de comida rápida, bolsas de palomitas de maíz, etc.), espumas contra incendios, tensioactivos para minería y pozos petrolíferos, abrillantadores para suelos y formulaciones de insecticidas.

FP/ RL/ Foto de portada: Europa Press.

cubaenresumen

Corresponsalía en Cuba de Resumen Latinoamericano

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: