Investigación detecta en orina humana sustancias peligrosas presentes en envases de alimentos

Compartir

Una preocupante presencia en el cuerpo humano de sustancias químicas peligrosas, habitualmente utilizadas para el envasado de alimentos, ha sido detectada por un estudio reciente publicado por la Fundación Rezero y Zero Waste Europe.

En cada una de las muestras de orina de 52 participantes (personalidades políticas, científicas, artistas, chefs, periodistas y otras figuras públicas) provenientes de Bélgica, Bulgaria, Letonia, Portugal, Eslovenia y España, los investigadores hallaron un promedio de 20,5 productos químicos peligrosos, de 28 analizados.

Sobre todo, encontraron Ftalatos y fenoles, componentes que se asocian al cáncer y a enfermedades cardiovasculares, además de afectar el sistema inmunológico y reproductivo, informó Tibeat.

En este sentido, los científicos demandaron acciones contundentes para garantizar envases sostenibles y seguros que sirvan para proteger al medio ambiente y a la salud humana.

También subrayaron que sus resultados se suman a una creciente preocupación científica que prueba que las personas consumidoras están expuestas constantemente a sustancias químicas peligrosas a través de envases de alimentos de un solo uso, especialmente plástico, y vincula esta exposición a una serie de enfermedades.

“La basura y el cáncer están muy relacionados”, sostiene el doctor Nicolás Olea, catedrático, especialista en Salud Ambiental. Y añade: “Hoy morirán en España 320 personas por cáncer y se diagnosticarán casi 800 casos más. Pues bien, el 95 por ciento de estos casos estarán ligados a nuestros hábitos y exposiciones al plástico y no con nuestro ADN”.

Al respecto, Manu San Félix, biólogo marino, señaló que las personas compran algo con plástico porque piensan que está más limpio; pero hay una suciedad invisible tóxica que directamente ingerimos. “Se están comercializando los alimentos en plástico y, en vez de ayudarnos, nos están envenenando”.

Otras fuentes calculan que entre 50.000 y 100.000 sustancias pueden migrar en cantidades potencialmente peligrosas del plástico a los alimentos y a largo plazo convertirse en fuentes de intoxicación crónica.

Por tanto, cuando un envase vaya a estar en contacto con los alimentos hay que observar bien las recomendaciones del fabricante en la base de la vasija o en su embalaje.

FP / RL / Foto de portada: Legislamentaria

cubaenresumen

Corresponsalía en Cuba de Resumen Latinoamericano

Dejanos tu comentario

A %d blogueros les gusta esto: