La humanidad necesita progresar sin afectar al medio ambiente

Los países del mundo deben rediseñar sus vías de desarrollo para reducir los prejuicios al medio ambiente o, de lo contrario, estancarán el progreso de la humanidad, así advirtió el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) en la trigésima edición del informe sobre desarrollo humano.

En “La próxima frontera: el desarrollo humano y el Antropoceno”, el organismo internacional recalcó que la pandemia de COVID-19 es la última crisis a la que se enfrenta el mundo, ante lo cual las sociedades actuales necesitan «liberar su control sobre la naturaleza”, o arriesgarse a vivir una emergencia sanitaria, incluso peor que la de este año.

“Los humanos ejercen más poder sobre el planeta que nunca (…) Como muestra este informe, ningún país del mundo ha logrado un desarrollo humano muy alto sin ejercer una enorme presión sobre el planeta. Pero podríamos ser la primera generación en corregir este error. Esa es la próxima frontera para el desarrollo humano”, dijo, Achim Steiner, Administrador del PNUD.

De acuerdo con el PNUD, el progreso en el desarrollo humano requerirá trabajar con la naturaleza y no en su contra, mientras se transforman las normas sociales, los valores y los incentivos gubernamentales y financieros.

Por ejemplo, las estimaciones sugieren que para el año 2100, los países más pobres del mundo podrían experimentar hasta 100 días más de clima extremo debido al aumento del cambio climático, un número que podría reducirse a la mitad si el Acuerdo de París sobre ese fenómeno ambiental se implementa completamente.

Asimismo-señala la investigación- la reforestación y el mejor cuidado de los bosques podrían representar, aproximadamente, una cuarta parte de las acciones antes de 2030, necesarias para evitar que el calentamiento global alcance dos grados Celsius por encima de los niveles preindustriales.

El informe también describe el impacto de las desigualdades entre y dentro de los países, la falta de participación de los pueblos indígenas en la toma de decisiones y la discriminación, lo que deja a las comunidades afectadas expuestas a altos riesgos ambientales.

Pedro Conceição, autor principal del informe destacó que la elección no es “entre personas o árboles”. Se trata de reconocer -expresó- que el progreso humano impulsado por un crecimiento desigual e intensivo en carbono ha seguido su curso, “al abordar la desigualdad, capitalizar la innovación y trabajar con la naturaleza, el desarrollo humano podría dar un paso transformador para apoyar a las sociedades y al planeta juntos”.

PGS/ RL/ Foto de portada: Pixabay. 

cubaenresumen

Corresponsalía en Cuba de Resumen Latinoamericano

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: