Los recursos naturales son y serán motivos para guerras

La discordia es vieja y conocida: la tecnología o el medio ambiente. Lo difícil es lograr un equilibrio entre avanzar hacia la modernidad y proteger los recursos naturales. Este 2021 ha sacudido el sector petrolero, debido al coloso y acelerado reacomodo del sistema dominante global. Ahora la  prioridad en la seguridad energética de los países occidentales se intensificó y las ansias por controlar los recursos se acrecentaron.

El año 2050 será clave para la lucha contra el cambio climático. Si para ese momento América Latina y el Caribe alcanzan la neutralidad de emisiones en los sectores de energía y transporte, podrían ahorrar 621 mil millones de dólares anuales y evitar la emisión de mil 100 millones de toneladas de equivalente de dióxido de carbono (CO2eq).

Las cifras anteriores  fueron presentadas por el Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente, en su informe ‘Carbono Cero: América Latina y el Caribe 2019’. Esto demuestra que los países de la región tienen menos de 30 años para lograr que sus emisiones no sean mayores a las que sus recursos naturales pueden absorber sin mayores afectaciones.

Los sectores energía y transporte son responsables de dos tercios de las emisiones regionales de dióxido de carbono de origen fósil, y de alrededor del 25 por ciento de las emisiones de gases de efecto invernadero. Si las políticas actuales se mantienen, se prevé que estos porcentajes se duplicarán hasta mediados de siglo.

Todos los días se publican noticias como estas: “Chile propone crear el Ministerio del Mar para proteger los recursos naturales ante la amenaza de los barcos depredadores chinos”; “Denuncian saqueo de madera en Ixcateopan y Taxco”; “Brasil decomisa carga de madera talada ilegalmente en la Amazonía” y muchos más, pero el colmo radica en querer fabricar lo orgánico en laboratorios.

Hace dos meses abrió sus puertas en la ciudad de Ness Ziona, cerca de Tel Aviv (Israel), el primer restaurante del mundo que ofrece carne de cultivo, afirma la publicación Vanguardia.com.

Carne de cultivo, según el doctor en Bioquímica y Biología Molecular, JM Mulet, “en lugar de obtenerse de un animal sacrificado se consiguea través del cultivo de células in vitro, sin participación alguna del animal vivo, un proceso parecido al de bacterias y levaduras”.

ST/ RL/ Foto de portada: National Geographic. 

 

cubaenresumen

Corresponsalía en Cuba de Resumen Latinoamericano

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: