Protestan por falta de atención y de posibilidades de sobrevivencia a comerciantes informales ecuatorianos

Compartir

Operativos de clausura de bodegas o negocios que no tengan en regla los permisos son parte de las nuevas medidas de prevención del COVID-19 que contempló el Comité de Operaciones de Emergencia (COE) cantonal en Guayaquil que provocaron movimientos de protesta en la zona comercial del centro de esa ciudad.

Los manifestantes mostraban carteles en que podía leerse: “Alcaldesa, los hijos de los informales también comen”. “Queremos trabajar. Ayuda”.

Ante las restricciones adicionales, comerciantes informales se organizaron y desarrollaron la pasada semana una marcha pacífica con carteles desde la avenida Olmedo, caminaron por la avenida Malecón Simón Bolívar y llegaron a los exteriores del Municipio de Guayaquil.

Una representante del grupo manifestó al diario Pichincha Comunicaciones: “No tenemos empleo, ni sueldo, nadie que nos dé para salir adelante, solo nosotros mismos; pedimos que nos ordenen para seguir vendiendo”.

Ana López, residente del sector de El Fortín y comerciante informal de la Bahía, contó que buscan coordinar un programa de ordenamiento de los informales en el sector donde laboran, para tener la opción de ofrecer sus productos con precaución y evitar contagios.

Durante quince días a partir del 2 de diciembre la alcaldía de Guayaquil aplicó las restricciones a fin de disminuir los riesgos de propagación de la COVID-19 en esa urbe. La alcaldesa, Cynthia Viteri, reconoció la disminución de la tasa de contagios en la ciudad, pero insistió en la prohibición de eventos por Navidad y fin de año, y más controles a viajeros y a hoteles y otros sitios para eventos.

LG/RL/Foto de portada: Eduardo Terán/ El Comercio

 

cubaenresumen

Corresponsalía en Cuba de Resumen Latinoamericano

Dejanos tu comentario

A %d blogueros les gusta esto: