Cuba: Entre flores del saber, el revoloteo de un zunzún

Por Mariana Monteagudo Fonseca*

Durante el aislamiento social, las estudiantes de Letras Gabriela Ortiz Martínez, Cecilia Garcés Espósito y Amalia Miranda Rodríguez comenzaron un proyecto en redes sociales, conocido como El Zzzumbido, para promover la lectura de obras de la literatura nacional.

Cada lunes sin falta, viene de visita un zunzún. A su paso derrama el néctar de las ideas de Piñera, Loynaz, Carpentier, Eliseo Diego y otros escritores que durante años han enaltecido el nombre de Cuba en sus célebres textos.Y así como los mitos indígenas describen al avecilla como un mensajero sagrado, Gabriela Ortiz Martínez, Cecilia Garcés Espósito y Amalia Miranda Rodríguez, estudiantes de Letras de la Universidad de La Habana, iniciaron El Zzzumbido, un proyecto desarrollado en las redes sociales durante los meses de aislamiento para formar y orientar a un público lector interesado en autores y obras de la literatura cubana.

«Buscábamos una identidad que remitiera a Cuba, y se nos ocurrió el zunzún, cuya imagen es nuestro logo. De la idea de este inquieto animalito derivó zumbido, pues se acerca, metafóricamente, a lo que hacemos: zumbarle en los oídos a los lectores referencias, títulos de libros y recomendaciones de autores. Además, el zunzún siempre vuela de flor en flor para beber de su néctar, a semejanza de nosotros cuando saltamos de libro en libro». De esta forma, Amalia Miranda relata la elección del nombre del proyecto.

Por su parte, Gabriela Ortiz cuenta que no ha observado mucha difusión de la literatura nacional en las redes sociales, ni tampoco tantos libros digitalizados. Por eso, desean aprovechar las facilidades que aportan las plataformas digitales para llenar ese vacío y se comparta más contenido sobre la literatura cubana.

Esta iniciativa también surge como una necesidad de las tres estudiantes de estrechar la distancia con la vida diaria que, durante un tiempo, dejaron de mantener en la Facultad de Artes y Letras. Los comentarios y pensamientos que usualmente se comparten en el familiar ambiente de la universidad, debieron ser silenciados con la llegada de la epidemia al país. Debido a esto, creció la urgencia de tener un espacio donde expresar su visión sobre sus lecturas.

Entre sus publicaciones se encuentran poesías, narraciones, fragmentos de novelas y libros digitalizados, para los cuales redactan reseñas que reflejen las ideas de sus lecturas.

A través de Facebook, Telegram e Instagram, apelan a usuarios que tal vez se encuentren desorientados entre la vasta obra cubana, con el propósito de crear una comunidad dispuesta a intercambiar opiniones sobre el tema; no necesariamente un público académico, sino simples aficionados a la literatura.

Aunque el contenido que recibe mayor demanda en los perfiles de El Zzzumbido son los libros digitales, es imposible pasar por alto las reseñas, las cuales reflejan perfectamente la emoción de las jóvenes en el momento que tuvieron las narraciones y poesías en sus manos.

«Me gusta que las tres escribamos las reseñas. Ninguna tiene las mismas preferencias, criterios o estilos de redacción, de esta forma nuestras publicaciones adquieren mayor variedad. Por supuesto, como equipo, al final todo lo llevamos a consenso», comentó Cecilia Garcés acerca de la organización entre las administradoras.

El público atraído por el proyecto posee una amplia gama de edades, pero son los más jóvenes los verdaderos promotores de la interacción que buscan las estudiantes. De mano de ellos les llegan comentarios ávidos de curiosidad por los fragmentos de poemarios e incluso propuestas de obras que desean que reseñen. Vale agregar que al ser el grupo etario que emplea las redes sociales con mayor frecuencia, suelen involucrarse más que personas de edades superiores.

Las compañeras aspiran a que, con el aumento de seguidores, crezca a su vez, la participación de los usuarios en el proceso de creación, lo cual podría incluir que se sumasen colaboradores y albergar otras manifestaciones del arte; claro, todo enraizado en la literatura.

Para Amalia, Gabriela y Cecilia, desarrollar El Zzzumbido significa mucho más que una simple afición para llenar horas vacías, o un método para ejercitar lo aprendido en clases: es recordar nuevamente el placer de leer con libertad, no por obligación; descubrir historias nuevas, conocer gustos ajenos y, sobre todo, manifestar su fascinación por la obra literaria que guarda nuestra nación.

* Estudiante de primer año de Periodismo, Facultad de Comunicación, Universidad de La Habana.

Tomado de Cubainformacion

cubaenresumen

Corresponsalía en Cuba de Resumen Latinoamericano

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: