Cuba está comprometida con el primer mecanismo multilateral jurídicamente vinculante para el desarme

Por Milagros Pichardo

El pasado 22 de enero entró en vigor el Tratado sobre la Prohibición de las Armas Nucleares (TPAN). Este instrumento, tras alcanzar las ratificaciones necesarias, prohíbe a los 51 Estados firmantes desarrollar, probar, producir, fabricar, adquirir, poseer, desplegar, usar o amenazar con armas nucleares, así como ayudar o alentar tales actos.

Adoptado el 7 de julio de 2017, en conferencia de la Organización de Naciones Unidas (ONU), con 122 votos a favor, el acuerdo representa el primer mecanismo multilateral jurídicamente vinculante para el desarme. Deja claramente establecido que las armas nucleares no son solo inhumanas, inmorales y éticamente indefendibles, sino también ilegales.

El secretario general de la ONU, António Guterres, celebró la implementación del acuerdo y felicitó a las naciones que ya lo han ratificado. Destacó el rol de los supervivientes de explosiones y de ensayos nucleares, quienes ofrecieron trágicos testimonios convirtiéndose «en la fuerza moral del Tratado».

Entre los aciertos del TPAN sobresalen la prohibición de las armas nucleares como norma del Derecho Internacional; que aspira a tener un alcance universal, estigmatiza el uso de dicho armamento y genera presión política para alcanzar el desarme; introduce nuevos temas al obligar a los Estados Partes a prestar asistencia a las víctimas y a emprender la reparación ambiental.

Este tratado, negociado por más de 120 naciones, fue una respuesta al incumplimiento prolongado de lo dispuesto en el Artículo VI del Tratado de No Proliferación (TNP), y no pretende socavar la integridad de este último, sino que coadyuvará al cumplimiento de sus objetivos.

El acuerdo de prohibición representa un paso fundamental en el camino hacia la eliminación total e irreversible de estas armas. 

El TPAN no quebranta la actual arquitectura de seguridad internacional, sino que contribuye efectivamente al mantenimiento de la paz y la seguridad internacionales, al proscribir el uso de un armamento de destrucción masiva con efectos indiscriminados para la vida y el medioambiente.

Compromiso de Cuba

La Mayor de las Antillas ha ratificado en numerosas ocasiones su compromiso a favor de la eliminación de este armamento. Entre los principios de la política exterior de la República de Cuba, recogidos en la Constitución, se reafirma que:

«Promueve el desarme general y completo y rechaza la existencia, proliferación o uso de armas nucleares, de exterminio en masa u otras de efectos similares, así como el desarrollo y empleo de nuevas armas y de nuevas formas de hacer la guerra, como la ciberguerra, que transgreden el Derecho Internacional».

Por iniciativa de Cuba, y con el apoyo del Mnoal, el 26 de septiembre de 2013 la Asamblea General de la ONU realizó una Reunión de Alto Nivel sobre Desarme Nuclear. En este encuentro se decidió convocar un grupo de composición abierta que abordara medidas jurídicas concretas y disposiciones vinculantes para lograr un mundo sin armas nucleares.

La Isla suscribió el TPAN el mismo día en que fue abierto a la firma en Naciones Unidas.

El compromiso de la región con el desarme nuclear se ha manifestado en las Declaraciones Especiales de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (Celac) y en la adopción del Tratado para la Proscripción de Armas Nucleares en América Latina y el Caribe (Tratado de Tlatelolco).

La posición de Cuba se sustenta en el pensamiento humanista del Comandante en Jefe Fidel Castro Ruz

  • En esta hora suprema y decisiva para todos los pueblos, es precisamente el imperialismo y no el socialismo quien se niega a poner fin a los ensayos nucleares.
     
  • Pienso realmente que ningún país del mundo debe poseer armas nucleares, y que esa energía debe ponerse al servicio de la especie humana.
  • El ruido de las armas, del lenguaje amenazante, de la prepotencia en la escena internacional debe cesar.
     
  • En una guerra nuclear el daño colateral sería la vida de la humanidad.
     
  • Basta ya de la ilusión de que los problemas del mundo se puedan resolver con armas nucleares. 

Tomado de Granma/ Foto de portada: CTBTO

cubaenresumen

Corresponsalía en Cuba de Resumen Latinoamericano

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: