Denuncia excónsul ecuatoriano en Londres peligros para Assange si fuera extraditado a Estados Unidos

Compartir

La eventual extradición del fundador de WikiLeaks Julian Assange, a Estados Unidos sentará un mal precedente para el periodismo y la libertad de expresión, afirmó este domingo el excónsul de Ecuador en Londres, Fidel Narváez, quien agregó además que este caso va más allá del imputado, sometido a tortura sicológica y limitado en sus derechos.

El ensañamiento, la venganza, contra el periodista Assange por las publicaciones que revelaron los mayores crímenes de guerra de la historia y humillaron a Estados Unidos, es un atentando a los derechos humanos, agregó Narváez en declaraciones vía telefónica a Prensa Latina.

Aunque el juicio de extradición concluyó el pasado 1 de octubre en una corte londinense, la decisión de la jueza a cargo de si Assange será entregado a Estados Unidos, está prevista para este lunes 4 de enero, tras varios meses de demora por la pandemia.

El gobierno estadounidense quiere juzgarlo por divulgar en WikiLeaks crímenes de guerra cometidos por militares de su país en Iraq y Afganistán, y revelar cientos de miles de cables clasificados de la diplomacia del norteño país.

El fundador de WikiLeaks recibió protección en junio de 2012 del gobierno de Rafael Correa en su embajada en Londres, y fue detenido por fuerzas del Reino Unido en abril de 2019, cuando el presidente Lenín Moreno le retirara el asilo y la ciudadanía ecuatoriana. Desde entonces se encuentra prisionero en la cárcel de máxima seguridad Belmarsh, conocida también como la Guantánamo británica.

El exdiplomático compartió buena parte de los siete años que Assange estuvo asilado en la embajada ecuatoriana, y renunció al cargo en desacuerdo con la política del actual presidente Moreno.

Narváez explicó que el caso seguirá, porque cualquiera de las dos partes que pierda va a apelar, y por lo tanto se vienen nuevas instancias judiciales, y eso significa más meses de juicio, apuntó.

De acuerdo con Narváez, la única esperanza es que la jueza Vanessa Baraitser permita al menos que el fundador de WikiLeaks sea liberado de la prisión de máxima seguridad. Esperamos que la jueza falle en contra de la extradición, pero como va a haber apelaciones, esperamos por lo menos que se le permita a Assange seguir defendiéndose en libertad.

De ser entregado a la justicia estadounidense, una decisión de última instancia, tendría que ser respaldada por la ministra del Interior del Reino Unido, Priti Patel.

Los 18 cargos presentados contra el periodista por la justicia de Estados Unidos incluyen desde conspiración para cometer espionaje hasta piratería informática, y una sentencia total de 175 años de cárcel.

LG / RL / Foto de portada: REUTERS/Hannah McKay

cubaenresumen

Corresponsalía en Cuba de Resumen Latinoamericano

Dejanos tu comentario

A %d blogueros les gusta esto: