Estados Unidos: Enseñanzas del asalto al Capitolio

Por Gonzalo Abella.

Siempre hace falta un “marco teórico” para interpretar hechos complejos y encontrar su verdadero significado. Pero el “marco teórico” del que partimos puede quedar desmentido por los hechos. En ese caso, la honestidad nos exige modificarlo. Porque los hechos no los podemos cambiar. Los cinco muertos del asalto al Capitolio son hechos.

En el siglo XIX, tres trabajos de Marx sobre la realidad francesa nos proponen un “marco teórico” para estudiar el funcionamiento de una sociedad moderna. Con su erudición, en el segundo de esos trabajos, usa el calendario propuesto por la Revolución Francesa del siglo anterior para la cronología de los sucesos que estudia. Claro, la burguesía revolucionaria francesa del siglo XVIII no quería que un mes se llamara “Julio” por Julio César, y otro “Agosto” por el emperador Augusto, y por eso le dio a cada mes un nombre según el clima. Hubo un mes “Termidor” y otro “Brumario”. En su segundo trabajo, Marx emplea esta terminología.

Su tercer trabajo “”La guerra civil en Francia” analiza el breve y heroico gobierno de los obreros de la capital en el trágico año de 1871. Pero es en su primer trabajo, “La lucha de clases en Francia”, donde comienza a explicar la dinámica interna de una sociedad moderna. Ahí podemos entender, de una forma muy clara, la diferencia entre “contradicciones antagónicas” y “contradicciones no antagónicas”.

La burguesía en ascenso tiene sectores que chocan entre sí por razones económicas, que son productivas y comerciales. Existen partidos que representan esos diversos sectores. Pero aunque riñan, aunque se den mutuamente golpes de Estado, difícilmente habrá una guerra civil entre ellos, porque en el fondo, defienden intereses comunes. La guerra civil será en 1871, contra los obreros.

La guerra Civil en Estados Unidos, en el siglo XIX, fue en realidad el esfuerzo de los industriales para acelerar el desarrollo capitalista. El presidente Abraham Lincoln, el vencedor, no era demócrata, sino del Partido de Trump. Ajustadas las condiciones de desarrollo, ambos partidos co-gobernaron.

¿Y cómo interpretar lo de ahora? La administración Trump puede entenderse desde el marco teórico propuesto por Marx para analizar la Francia de su tiempo. Todo empieza por las contradicciones no antagónicas. Frente a la exportación de capitales que se incentivó bajo Obama, Trump buscó el retorno de capitales industriales al país. Trump generó más empleo local, aunque pagando un altísimo costo ambiental, que bajo Obama lo pagaban sólo los países dependientes.

La pandemia agudizó las contradicciones en la clase dominante. Lo que resultó buen negocio para los laboratorios y los monopolios de la transferencia de datos, fue mala noticia para la industria pesada. Por eso Trump, expresión de la industria pesada, negó la existencia de la Pandemia, como siempre había negado el Cambio Climático. Ninguno de ambos hechos les servía a los industriales.

Ya antes de la Pandemia, las contradicciones se habían agudizado. Por un lado, en amplios sectores discriminados aumentaba la lucha por los derechos humanos y ambientales, que los demócratas quisieron utilizar a su favor. Pero por otro lado Trump había reducido el desempleo, al exonerar a los industriales del costo impositivo para asistencia de loa pobres, y al permitirles saquear la Naturaleza. Detrás de estos éxitos, había logrado el apoyo de grupos ultranacionalistas, racistas y de un sector de la clase obrera, que ahora tenía más estabilidad en el trabajo.

Cuando se agudizaron las contradicciones inter capitalistas, Trump jugó con fuego. Pero no entendió lo que Marx le hubiera podido explicar: que las contradicciones con los otros sectores del Complejo Industrial – Militar no eran antagónicas, y que por lo tanto no podía llegar a un enfrentamiento total. Ambos sectores dependen de un Orden Mundial saqueador sobre el litio, el coltan, el agua potable, la biodiversidad. Ambos son enemigos de clase de los pueblos en lucha.

Trump se estará preguntando por qué tantos aliados se le dieron vuela, incluyendo su Vicepresidente. Quizás Pence y Pompeo leyeron a Marx, o quizás el marco teórico marxista se hace evidente hasta para los que no lo hayan conocido.

Tomado de Resumen Latinoamericano Argentina/ Foto de portada: Shannon Stapleton/ Reuters.

cubaenresumen

Corresponsalía en Cuba de Resumen Latinoamericano

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: