Honduras entró en 2021 con una aguda crisis económica y social

Honduras entró en 2021 con una aguda crisis económica y social, manifestada en fenómenos como el desempleo, la deuda pública, la violencia y la epidemia de la COVID-19.

El coordinador general del Partido Libertad y Refundación (Libre) de Honduras, Manuel Zelaya, denunció en un extenso informe la situación económica del país al concluir el 2020, donde el costo general de vida se incrementó con respecto al periodo precedente.

“Nadie duda que las condiciones de vida serán más difíciles en este nuevo año”, refirió el expresidente de la nación centroamericana (2006-2009), según Telesur.

La crisis económica internacional tuvo un impacto significativo en Honduras, afectada también por dos huracanes en el mes de noviembre, que no solo perjudicaron cultivos, infraestructuras y el turismo, sino miles de viviendas, dejando a miles de personas alojadas en albergues.

Ello se reflejó en el Producto Interno Bruto (PIB), que experimentó una caída histórica de alrededor del 10 por ciento. Sin embargo, el informe de la formación política considera que ese resultado es consecuencia además de “la mala conducción del país, orientada a negocios privados, y dedicada a profundizar el cruel modelo de explotación” neoliberal.

Estas valoraciones parten de que el deterioro de la economía venía desde antes de la pandemia, y era notable en la reducción de la inversión nacional y extranjera, que de un promedio de mil 200 millones de dólares, en la década anterior, cayó a 950 millones de dólares en 2018 y a 498 millones de dólares en 2019.

El desempleo es una de las variables más visibles derivadas de esa situación, que de acuerdo con estimados afecta la fuente de ingresos de alrededor de medio millón de hondureños. Pero Zelaya añade que mientras el desempleo abierto asciende a esas cifras, el subempleo pueda llegar al 70 por ciento de la población.

Otro aspecto alarmante es que el Gobierno de Juan Orlando Hernández decidió, junto al Fondo Monetario Internacional (FMI), cubrir el aumento del déficit fiscal con más deuda y bonos soberanos, lo que conllevó al incremento del endeudamiento público de tres mil 200 millones de dólares en 2009 a cerca de 16 mil millones de dólares a finales de 2020.

Al igual que otros expertos, el coordinador de Libre alerta que este endeudamiento no podrá sostenerse sin caer en el círculo vicioso de contraer nuevas deudas para pagar las viejas, en una nación que ya destina más del 40 por ciento de los ingresos tributarios del Estado para el pago de capital y de intereses de la deuda.

Las cifras se traducen en un panorama social complejo, que impulsa oleadas migratorias hacia el norte, mientras se incrementa el número de fallecimientos por COVID-19 a tres mil 173, y la de contagios a 123 mil 144, de acuerdo con el Sistema Nacional de Gestión de Riesgos (Sinager).

La violencia, otro de los fenómenos que ha caracterizado al país, mostró en 2020 una disminución de 600 homicidios con relación al 2019, al cerrar el año con tres mil 482, según la Policía Nacional. No obstante, el ratio de asesinatos por cada 100 mil habitantes fue de 37, una señal de que continúa siendo un grave problema social.

KMG / RL / Foto de portada: PrimeraHora

cubaenresumen

Corresponsalía en Cuba de Resumen Latinoamericano

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: