Las profesiones más peligrosas del mundo en 2020

Por Raúl Antonio Capote

Según el barómetro de las violaciones de la libertad de prensa, sitio de la ONG, Reporteros sin Frontera (RSF), 51 periodistas fueron asesinados en el año 2020 y 400 resultaron encarcelados. La propia fuente se detiene a enumerar las detenciones arbitrarias, desapariciones, torturas, maltratos y otros métodos, país por país.

Llama la atención el tema del momento, el del fundador de Wikileaks, Julian Assange, quien sufre un deterioro marcado de su salud en la prisión donde se encuentra recluido, en Gran Bretaña, por lo cual la jueza del caso, Vanessa Baraitser, aceptó el diagnóstico de los siquiatras y dictaminó prohibir el traslado hacia EEUU, por el alto riesgo de suicidio.

Esa misma letrada calificó el proceso judicial de defectuoso y punitivo, pero no le concedió la libertad condicional, ya que el periodista australiano enfrenta cargos en el país norteamericano por la filtración de miles de documentos clasificados en 2010 y 2011.

La otra cara de la noticia es la propuesta del presidente mexicano, Andrés Manuel López Obrador, quien pidió la libertad para Assange y ofreció a su país para otorgarle asilo político.

Sin embargo, RSF no hace referencia al caso, pero marca a Cuba en color negro junto a otros países, simbolizados como los peores violadores de esa libertad, aunque ninguna de sus cifras incluye al archipiélago cubano.

La contradicción explícita en la información del portal de RSF demuestra el doble rasero y la intencionalidad política con que se miden estos datos y se manipula la información con el fin de demonizar a la Revolución Cubana.

Por otra parte, la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO) informó, el 23 de diciembre, que 59 periodistas fueron asesinados en 2020, cuatro de ellos mujeres. Existe una diferencia de ocho entre ambos reportes.

De acuerdo con los datos de la Unesco, durante los últimos diez años, 888 periodistas y trabajadores de medios, es decir, uno cada cuatro días, fueron abatidos.

Estos crímenes se siguen cometiendo con total impunidad, según consta en el informe sobre la seguridad de los periodistas, publicado en noviembre por la agencia de la ONU, que muestra que en 2020 no hubo ninguna consecuencia en el 87 % de los casos.

El organismo reflejó el aumento del acoso y los ataques a los profesionales de la información, por ejemplo, en las agresiones que sufrieron durante la cobertura de las manifestaciones de protesta en Chile, donde se denunciaron 90 agresiones, y el caso de las movilizaciones de Black Lives Matter, donde se produjeron hasta 500 ataques diferentes contra la prensa.

Detalló el documento del organismo multilateral que, en el primer semestre del año, los trabajadores de la prensa fueron agredidos en 125 protestas realizadas en 65 países.

El Secretario General de las Naciones Unidas pidió recientemente a todos los gobiernos del mundo que liberen, inmediatamente, a los periodistas que han sido detenidos por desempeñar su tarea profesional. «Muchos han sido objeto de hostigamiento, actos de intimidación, sanciones, asesinatos y también de detenciones arbitrarias. Sabemos que los prisioneros, las personas detenidas y las privadas de libertad, en general, son muy vulnerables a la rápida propagación del virus», dijo António Guterres.

Es de señalar que ninguno de estos comunicadores asesinados, desaparecidos, agredidos, encarcelados sin causa, a pesar de lo que señala el barómetro de Reporteros sin Fronteras, es cubano. El último periodista asesinado en la Mayor de las Antillas cayó víctima de la policía de Fulgencio Batista en el año 1958.

Trabajadores de la salud, el oficio más peligroso de 2020

Aunque ejercer el periodismo sigue siendo una profesión extremadamente peligrosa, en el año que finalizó los trabajadores de la Salud aportaron, por su entrega y el valeroso enfrentamiento a la pandemia de la COVID-19, el mayor número de víctimas.

Al menos 7 000 de ellos han fallecido por la COVID-19 en el mundo, siendo México el país más golpeado, según un estudio de Amnistía Internacional, difundido recientemente.

Detrás de México, el estudio ubica a Estados Unidos (1 077 muertes), Reino Unido (649), Brasil (634), Rusia (631), India (573), Sudáfrica (240), Italia (188), Perú (183), Irán (164) y Egipto (159). Los cubanos tampoco engrosamos está última estadística.

No se trata de una curiosidad informativa, una simple coincidencia o mero chovinismo de nuestra parte, es una realidad signada por los resultados, tiene que ver con la cultura del socialismo que sitúa al hombre en primer lugar, en el centro de todas las prioridades.

Tomado de Granma / Foto de portada: The Latin Post

cubaenresumen

Corresponsalía en Cuba de Resumen Latinoamericano

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: