Nobel de la Paz pide a Abdo aclarar muerte de menores en enfrentamiento al EPP

El Nobel de la Paz 1980, el activista, escultor y pintor argentino Adolfo Pérez Esquivel, de 89 años, dirigió una misiva al presidente paraguayo Mario Abdo Benítez solicitando que ponga en manos de la justicia a los responsables de la muerte de dos menores y de una desaparecida, presuntamente durante el operativo estatal “Tormenta”, acontecido el 2 de septiembre del 2020. El enfrentamiento se dio entre las Fuerzas de Tarea Conjunta (FTC) y el grupo criminal autodenominado Ejército del Pueblo Paraguayo (EPP).

En la carta hace referencia a los “falsos positivos”, indican que esa forma de actuar fue utilizada por el ejército colombiano asesinando a jóvenes y vistiéndolos como guerrilleros para justificar incursiones. Reitera su preocupación con respecto a la negativa al trabajo del Equipo Argentino de Antropología Forense y a la insatisfacción del gobierno argentino respecto a la informaciones dadas.

La carta

A continuación reproducimos la carta en la que Pérez Esquivel y otras organizaciones le piden el esclarecimiento del operativo estatal:

Señor Presidente de la República del Paraguay, Don Mario Abdo Benítez

Le saludo fraternalmente deseándole la Paz y el Bien que tanto necesitan nuestros pueblos y el mundo que está atravesando momentos dolorosos provocados por la Pandemia del Covid 19 y las consecuencias sociales, económicas y políticas.

Le envío esta carta abierta solicitándole poner en manos de la justicia a los responsables de los asesinatos de dos niñas de nacionalidad argentina de 11 años de edad, Lilian Mariana y María Carmen Villalba, ejecutadas el día 2 de septiembre de 2020, por las Fuerzas de Tareas y el Ejército Paraguayo a las que se presentó como un supuesto “enfrentamiento” y vistiéndolas con ropas de guerrilleros para justificar sus asesinatos. Esa forma de actuar fue utilizada por el ejército colombiano con los “falsos positivos”, asesinando a jóvenes y vistiéndolos como guerrilleros para justificar lo injustificable.

El día 20 de noviembre fueron ejecutadas otras tres personas y se suman a esta grave situación, el secuestro y desaparición de Carmen Elizabeth Oviedo Villalba, de 14 años quien se encuentra desaparecida hasta el día de hoy y la detención de Laura Villalba Ayala. Como usted sabe, la desaparición forzada de personas es un “crimen de lesa humanidad” que no prescribe en el tiempo, aprobado por la ONU.

Señor Presidente, Usted conoce perfectamente los hechos que señalo brevemente, que violan los derechos humanos y de los pueblos, es un retroceso en la vida democrática de un país que pone en peligro la seguridad de la población, aplicando métodos aberrantes utilizados por las dictaduras y que son condenados en todo el mundo.

Tiene que tener presente que las víctimas son menores de edad, el Estado Paraguayo viola los Derechos de la Infancia del cual es signatario de los Pactos y Protocolos internacionales, por lo tanto deben respetarlos y hacerlos respetar.

El gobierno Argentino ha reclamado a través de su cancillería al gobierno Paraguayo, la información sobre los hechos vividos y no tuvo respuesta hasta la fecha a sus reclamos sobre los asesinatos de las dos niñas argentinas. Nos preocupa la negativa de su gobierno a que el Grupo de Antropología Forense no sea autorizado a investigar los asesinatos de las niñas. Recientemente viajaron al Paraguay una delegación de la Gremial de Abogados a fin de recabar información y tomar contacto con testigos de los hechos, fueron hostigados y controlados por el ejército y la policía, imponiendo el miedo a la población para que no declaren sobre los hechos ocurridos.

Seguimos los acontecimientos y debo decirle con mucha preocupación sobre el hostigamiento y declaraciones contra el SERPAJ Paraguay, nuestra organización trabaja solidariamente en todo el continente en defensa de los Derechos Humanos y de los Pueblos, incluso durante la dictadura sufrida en Paraguay en defensa de los derechos humanos y los sectores más empobrecidos, los campesinos, hombres, mujeres y disidencias en estado de riesgo social.

El pueblo paraguayo siempre fue solidario y asumió con coraje enfrentar las injusticias a través de la vigencia de sus derechos.

El SERPAJ lleva 50 años de actividad en defensa de los Derechos Humanos, la construcción democrática, la promoción de la solidaridad, el dialogo, y como eje transversal la No violencia activa en el continente latino-americano como valores educativos integrales y afirmando el derecho de los pueblos. Promover los valores de la Solidaridad y la No violencia e impulsar la construcción de una sociedad que se funde en el reconocimiento pleno de los Derechos de la Persona y de los Pueblos.

Frente a los hechos señalados y esperando una actitud positiva del gobierno paraguayo en la búsqueda de Verdad y Justicia, le informo que recurrimos a la Comisión Interamericana de DDHH de la OEA y a la Comisión de DDHH de las Naciones Unidas, solicitándoles el envío de una comisión oficial de investigación al Paraguay.

Los crímenes cometidos contra las niñas argentinas, como la desaparición forzada de Carmen Elizabeth Oviedo Villalba de 14 años no pueden quedar en la impunidad.

Reclamamos su aparición con vida ya. Juicio y castigo a los responsables.

Le reitero mis saludos deseándole mucha fuerza y esperanza por un mundo más justo y fraterno para todos y todas.

Tomado de La Nación

cubaenresumen

Corresponsalía en Cuba de Resumen Latinoamericano

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: