Nueva variante de SARS-CoV-2: Más virus en la nariz y la garganta

Compartir

Una propagación más eficiente es la característica destacada de la nueva variante del coronavirus, llamada B.1.1.7, presente en más de una decena de países. Pero, ¿qué implicación tiene que esta se propague con más facilidad?

En primer lugar, que las personas deben extremar las precauciones (distanciamiento social, uso de mascarillas, higiene de las manos y mejor ventilación), pues parece ser su ventaja en su eficacia para infectar a las células.

No obstante, hay posibles sesgos en todos los datos disponibles pues los científicos todavía no han tenido tiempo de realizar los experimentos de laboratorio requeridos y la mayoría de las conclusiones han sido extraídas de observaciones epidemiológicas, advirtió Muge Cevik, experto en enfermedades infecciosas de la Universidad de St. Andrews en Escocia y asesor científico del gobierno británico.

De acuerdo con The New York Times, B.1.1.7 apareció por primera vez en septiembre en Gran Bretaña, pero ya representa más del 60 por ciento de los casos nuevos en Londres y áreas vecinas.

En Estados Unidos, “es probable que se popularice rápidamente y en marzo se convierta en la forma predominante”, señaló el Dr. Trevor Bedford, biólogo evolutivo del Centro de Investigación del Cáncer Fred Hutchinson en Seattle.

Por otra parte, la nueva variante del coronavirus no parece enfermar más a la gente ni provocar más muertes, pero el hecho de que sea más transmisible aumentará el número de muertos, simplemente porque se propagará más rápido e infectará a más personas, indica la fuente.

«Es solo un juego de números», dijo al diario la Doctora Angela Rasmussen, viróloga afiliada a la Universidad de Georgetown. El efecto se amplificará «en lugares como los Estados Unidos y el Reino Unido, donde los sistemas de atención médica están realmente en su punto de quiebre».

El reporte también refleja que algunas pruebas preliminares en Gran Bretaña sugieren que las personas infectadas con B.1.1.7 tienden a portar mayores cantidades del virus en la nariz y la garganta que las infectadas con versiones anteriores.

«Estamos hablando de un rango entre 10 y 10 mil veces mayor”, estimó Michael Kidd, virólogo clínico de Public Health England y asesor clínico del gobierno británico que ha estudiado el fenómeno. O sea, “cuanto más virus tienen las personas infectadas en la nariz y la garganta, más expulsan al aire y a las superficies cuando respiran, hablan, cantan, tosen o estornudan”.

Esto significa que, “si con versiones anteriores, el rastreo de contactos sugirió que alrededor del 10 por ciento de las personas que tienen contacto cercano con una persona infectada (entro de los seis pies durante al menos 15 minutos) inhalan suficiente virus como para contagiarse, con la nueva variante puede esperarse un 15 por ciento», comentó el Doctor Bedford.

Con más de 83 millones de infectados en todo el mundo, subraya el diario, el coronavirus está acumulando mutaciones más rápido de lo que esperaban los científicos al comienzo de la pandemia. Y, “aunque la gran mayoría no proporcionan ninguna ventaja al virus y desaparecen, las que mejoran su transmisibilidad tienen más posibilidades de hacerse popular”.

Los expertos explicaron, además, que los pacientes con esta variante transmiten más fácilmente, pero no desarrollan enfermedades más graves que las causadas por versiones anteriores del virus debido a que es posible que esta florece en la nariz y la garganta de la persona infectada, pero no en los pulmones.

FP / RL / Foto de portada: MATTHIAS SCHRADER / AP

cubaenresumen

Corresponsalía en Cuba de Resumen Latinoamericano

Dejanos tu comentario