Paños tibios de la Unión Europea hacia Venezuela

Por Hedelberto López Blanch/ Colaboración Especial para Resumen Latinoamericano.


Desde finalizada la Segunda Guerra Mundial en 1945 los países europeos occidentales, agrupados muchos de ellos después en la Unión Europea, han sido fieles aliados de Estados Unidos y han seguido casi todas las directrices dictadas por Washington como es el caso de sus posiciones contra la República Bolivariana de Venezuela. 
Cierto que en algunas ocasiones han colocado sus intereses económicos y políticos por delante y se zafaron las amarras como ocurrió al rechazar el bloqueo estadounidense contra Cuba, o continuar el comercio con China a contrapelo de Washington, entre otras.

De los constantes asesinatos a líderes sociales y ex guerrilleros en Colombia; de las violaciones de los derechos humanos contra estudiantes y trabajadores chilenos a quienes la gendarmería les dispara durante las manifestaciones; del golpe de Estado contra Evo Morales en noviembre de 2019 en Bolivia que provocó tres decenas de muertos y un año de régimen de facto, o de los más de 200 000 muertos por la desidia de Jair Bolsonaro, la Unión Europea calla porque Washington ha ordenado hacer silencio.  

Más sin embargo, y también por orientaciones de la Casa Blanca, la Unión Europea junto a los medios hegemónicos de derecha en esos países, se han convertido en hacedores de noticias falsas contra el legítimo gobierno del presidente venezolano Nicolás Maduro Moros.

Siguiendo la ruta trazada por Washington, las naciones de Europa Occidental reconocieron al autoproclamado Juan Guaidó como fantasmagórico “presidente” de Venezuela y han desconocido al legítimo gobierno de la República Bolivariana.

Pero la constitución de la nueva Asamblea de Venezuela y la estabilidad que ha ido logrando Caracas pese al enorme bloqueo económico-financiero, que ha sido acompañado por constantes noticias falsas (fake news), colocó en una posición complicada a la UE que ha debido desacelerar un poco sus posiciones políticas hacia la nación suramericana.

Tras la toma de posesión de los parlamentarios venezolanos, (tanto gubernamentales como de la oposición) elegidos por el sufragio del pueblo, el Alto Representante para la Política Exterior de la UE, Josep Borrell publicó un escueto comunicado referente a Venezuela.

Los analistas destacan que el documento resulta un complejo equilibrio de verbo diplomático en el que Bruselas recoge la posición de los Veintisiete pero evita nombrar al opositor Guaidó como presidente interino, como lo había hecho hasta ahora.

Para no contradecir las posiciones agresivas del derrotado presidente Donald Trump, la Unión Europea “lamenta” la constitución de la nueva Asamblea Venezolana, y por otro lado evita nombrar como “presidente” a Guaidó aunque lo pone como miembro “destacado” de la oposición.

Borrell olvidó dos importantes situaciones: la primera es que en la Asamblea Nacional venezolana recientemente elegida, no ha habido ninguna trifulca ni ataque a esa institución pese a que está integrada democráticamente por diversos partidos.

La segunda cuestión, mucho más importante, es que la Unión Europea ha ignorado, con el objetivo manifiesto de no incomodar a Trump, que el Congreso de Washington fue tomado por una turba aupada y alentada por el propio presidente de Estados Unidos, con saldo de cinco muertos, decenas de heridos y numerosos detenidos.

¿Ustedes pudieran imaginar qué sucedería si esas acciones vandálicas y terroristas hubieran ocurrido en el recinto de la Asamblea de Caracas?

Lo menos que pedirían los medios hegemónicos, la Unión Europea y el Parlamento Europeo, sería una invasión a la nación bolivariana para derrocar al Gobierno. 

Al estilo de la vieja “democracia” capitalista, echada por tierra recientemente tras el ataque al capitolio estadounidense, el fantoche Guaidó pidió apoyo a Bruselas para que el Viejo Continente lo siguiera reconociendo con el cargo que se auto adjudicó, pero al parecer resultó trasquilado.    

Y podemos preguntarnos, ¿cuándo la Unión Europea tendrá definitivamente una política internacional independiente y saldrá de la égida de Washington? Esperemos que sea más temprano que tarde.

Foto de portada: BBC. 

cubaenresumen

Corresponsalía en Cuba de Resumen Latinoamericano

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: