Plataforma catalana Defensem Cuba pide a representantes políticos nominar ante el Comité Noruego del Nobel a las Brigadas Médicas Cubanas

La Plataforma catalana de solidaridad con Cuba “Defensem Cuba” ha iniciado una campaña de apoyo a la nominación al Premio Nobel de la Paz 2021 a las Brigadas Médicas Cubanas Henry Reeve, contingente internacional especializado en situaciones de desastre y epidemias graves, son trabajadores de la salud que encarnan la vocación de la medicina y el altruismo y que han contribuido a salvar vidas en muchos países del mundo, sobre todo en países del tercer mundo, un ejemplo de su aportación es en África occidental durante el brote de ébola, y durante 2020  brigadas en diferentes países para combatir la pandemia de Covid19 que asola el planeta.

Nuestra campaña se suma a las campañas de apoyo a las Brigadas Médicas Cubanas Henry Reeve,  en otros países del mundo para que se le  otorgue el Premio Nobel de la Paz 2021, por su carácter humanista y solidario.

Entre las diferentes acciones de la campaña, estamos solicitando a las personas que tienen el reconocimiento  para nominar según el Comité Noruego del Nobel,  envíen la solicitud de nominación  para el Premio Nobel de la Paz para las Brigadas Médicas Cubanas “Henry Reeve”,  antes del 31 de enero de 2021, fecha que acaba el plazo para nominaciones.

La web del Comité Noruego del Nobel de la  Paz: https://www.nobelprize.org/nomination/peace/

En el apartado de presentación de nominaciones, entrar en el sitio web del Comité Noruego del Nobel, y en  Criterios para nominadores, está el Formulario de nominación en línea, seleccionar categoría, especificar en el desplegable la categoría, y seguir al siguiente paso rellenando los datos personales del solicitante.

Adjuntamos argumentos que fundamentan la campaña de apoyo a la nominación de las Brigadas Médicas Cubanas Henry Reeve:

“Buscamos la solidaridad no como un fin sino como un medio encaminado a lograr que nuestra América cumpla su misión universal”

José Martí

Desde mucho antes de la Revolución cubana, ya uno de los principios fundamentales enraizado en el pensamiento y práctica de la Nación cubana -herencia de la obra martiana- es la solidaridad.

El capitalismo, como sistema político, sostiene como contradicción en sí mismos la desigualdad, la discriminación, el despojo de derechos esenciales que no deberían ser negados a ninguna persona. El pensamiento martiano es un acicate que nos muestra la manera de confrontar los males del capitalismo y la creación de un nuevo mundo, con sociedades más puestas en función de los derechos y la justicia social, en el respeto a los seres humanos; ya que su ética enseña el no aceptar ningún agravio hacia otras personas y por ello señaló que “Patria es humanidad”.

Este fundamento martiano, se profundizó y solidificó en la praxis cubana, con el brillante liderazgo de Fidel Castro frente a la Revolución cubana. El proceso político cubano, desde sus mismos inicios, enfocó sus esfuerzos en la solución de los graves problemas heredados de la época neocolonial y más crecientes con la dictadura de Fulgencio Batista. Es por ello que creyó que la mejor manera de empoderar al pueblo era fortalecer su desarrollo cultural, técnico-científico y profesional y, con ello, empezar a construir la Patria_ esa gigantesca_ desde casa y, en la medida, hacia el exterior. El carácter estatal de la salud pública cubana hace que, en forma paulatina, las unidades de la Empresa Mutualista se vayan convirtiendo en hospitales u otros tipos de instituciones estatales, según sus condiciones o las necesidades del momento.

Por eso, en 1960, envió a Chile una brigada de colaboradores, fundamentalmente integrada por personal médico, para prestar atención a los afectados por internacional médica cubana, en el campo internacional, se hizo oficial a partir del 23 de mayo de 1963. A partir de entonces, muy a pesar de la criminal política de bloqueo económico impuesto por EE.UU (que aún existe), Cuba se enfocó primeramente en los países que se encontraban enrolados en la lucha por la liberación nacional y en condiciones críticas.

En los años 90 se estableció el Programa Integral de Salud que dio un enfoque más efectivo a la asistencia brindada por Cuba incluyendo en el mismo los medicamentos, equipos médicos y preparación de personal.

Entre los años 1976 y el 2005 Cuba, además de fundar diez escuelas de medicina, especialmente en África, también fundó la Escuela Latinoamericana de Medicina (ELAM) en noviembre de 1999. En ésta institución se han graduado gratuitamente más de 36 mil médicos de 149 países de Latinoamérica,  el Caribe, África, Asia y Estados Unidos, entre otros pueblos, que posteriormente retornan a sus comunidades para contribuir a la sostenibilidad de sus sistemas de salud.

El trabajo de asistencia médica cubana con carácter internacionalista se desarrolló mucho más, después de los desastres naturales que azotaron a Centroamérica y Haití entre 1998 y1999, a lo que se sumó el Programa de Formación de Médicos venezolanos en el 2012, entre los proyectos de mayor envergadura.

La estructura de solidaridad más especializada se creó en el 2005, cuando Cuba crea el Contingente Internacional de Médicos Especializados en Situaciones de Desastre y Graves Epidemias “Henry Reeve”, en respuesta a los daños causados por el huracán Katrina a la localidad de Nueva Orleans en Estados Unidos, el cual dejó alrededor de mil 336 fallecidos.

La solidaridad es un principio que demuestra, únicamente, una virtud que no obedece ni al individualismo ni al egoísmo, que demuestra un alto carácter de generosidad, de desprendimiento, de una alta valoración de la vida humana y los derechos de los pueblos, donde no existen barreras de ningún tipo (sean políticas, religiosas, territoriales o culturales).

Esta convicción de lucha por la humanidad, construida y desarrollada por la sociedad cubana en su Revolución socialista, tanto hacia dentro como hacia fuera de su geografía nacional, se puede ver en el Contingente Henry Reeve, el cual ha estado presente en diversos países y en condiciones muy adversas. Entre muchísimos ejemplos de su actuación, se puede mencionar su presencia  en los campamentos de refugiados del Sahara Occidental, atendiendo a las víctimas del terremoto en Pakistán de 2005 o en el enfrentamiento a la epidemia de Cólera en Haití, en 2010.

Sin embargo, no se puede olvidar que el ContiNgente fue premiado en el 2017 por la Organización Mundial de la Salud, con el galardón Dr. LeeJong-wook por su labor contra el Ébola en Sierra Leona, Liberia y Guinea Conakry, en África.

Desde finales de 2019, los pueblos se han visto desvalidos frente a la pandemia de la COVID-19, donde hoy día hay más de 89 millones 700 mil infestados y casi 2 millones de víctimas mortales. Un escenario que demuestra que la pandemia no respeta ideologías ni fronteras geográficas, pero que da la certeza que la desigualdad, la discriminación, el culto al mercado y el egoísmo por la avaricia de la acumulación de riquezas sí deja claro la incapacidad del capitalismo para poner en marcha políticas sociales y de justicia que ayuden a las naciones que viven bajo este sistema político-económico.

Como bien expresó el actual presidente de Cuba, Miguel Mario Díaz-Canel Bermúdez: “Digámoslo con honestidad: si hubiéramos globalizado la solidaridad como se globalizó el mercado, la historia sería otra”.

Cuba, un país subdesarrollado, socialista, que a pesar de afrontar un bloqueo económico criminal que le impide adquirir materiales sanitarios y medicamentos en el mercado internacional para hacer frente a la pandemia, ha sabido dar una respuesta certera para frenar el impacto de la enfermedad en su población; pero también ha demostrado su carácter humanista, compartiendo lo que tiene, principalmente sus recursos humanos y conocimiento científicos, poniendo por delante las necesidades de los pueblos. Es por ello, que hasta finales de 2020, ha enviado una totalidad de 53 Brigadas Médicas Cubanas, presentes en 39 países de varios continentes, las cuales han atendido hasta el momento a más de 900 mil pacientes de la COVID-19.

Mientras el imperialismo asfixia y amenaza, mientras el capitalismo sigue anteponiendo los intereses monetarios de las grandes farmacéuticas, los pueblos admiran, enaltecen y aplauden la labor solidaria e internacionalista de Cuba.

El ideario de Martí se reveló en su praxis más allá del CaribeLa ética martiana fue y es Con todos y para el bien de todos”.

Esperamos envíes tu solicitud de nominación para el Premio Nobel de la Paz 2021 para las Brigadas Médicas Cubanas Henry Reeve.

Datos de contacto: defensemcuba@gmail.com

Tomado de Cubainformación/ Foto de portada: Twitter de  Bruno Rodríguez Parrilla

cubaenresumen

Corresponsalía en Cuba de Resumen Latinoamericano

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: