Revelan potencialidades de la inmunidad frente al nuevo coronavirus

En relación con el nuevo coronavirus, uno de los temas más polémicos ha sido la duración de la inmunidad frente al microorganismo. Ahora investigadores de La Jolla Institute for Immunology, de Estados Unidos, quienes analizaron muestras de sangre de 188 pacientes con COVID-19, confirman que al menos puede durar ocho meses, después de la aparición de los primeros síntomas.

De acuerdo con el artículo publicado en la revista Science, los científicos midieron anticuerpos, células B de memoria, células T auxiliares y células T asesinas. Hasta donde sabemos —destacan los autores—, este es el estudio más grande jamás realizado, para cualquier infección aguda, que ha medido los cuatro componentes de la memoria inmunológica», señalaron los expertos.

La nueva investigación ayuda a aclarar algunos datos de otros laboratorios sobre la COVID-19, que mostraron una caída dramática de los anticuerpos que combaten la enfermedad en los meses posteriores a la infección, indica una nota de Europa Press. “Algunos temían que esta disminución de anticuerpos significara que el cuerpo no estaría equipado para defenderse de la reinfección”.

Al respecto, los investigadores reconocieron que la respuesta inmune disminuye con el tiempo hasta cierto punto, pero que eso es normal. Y argumentaron que esta tiene una primera fase de aumento, y que después de esa expansión fantástica se contrae un poco y llega a una etapa estable.

Detalles del estudio confirman que los anticuerpos específicos del virus persisten en el torrente sanguíneo meses después de la infección. “El cuerpo tiene células inmunes llamadas células B de memoria listas, por lo que, si una persona vuelve a infectarse con coronavirus, estas células B de memoria podrían reactivarse y producir anticuerpos para combatir la reinfección”, explicaron los investigadores.

Asimismo, estos observaron que las personas que habían padecido de COVID-19 tenían un ejército de células T listas para luchar contra la reinfección. «Implica que hay una buena probabilidad de que las personas tengan inmunidad protectora, al menos contra enfermedades graves, durante ese período de tiempo, y probablemente mucho más allá”.

Pero, la inmunidad protectora —advirtieron— varía drásticamente de una persona a otra. «Hay algunas que están muy por debajo de la cantidad de memoria inmunológica que tienen, y tal vez estas son mucho más susceptibles a la reinfección».

El equipo investigador de La Jolla Institute for Immunology sugirió, además, que la memoria inmunológica puede ser «igualmente duradera» después de la vacunación, aunque esta es una hipótesis por confirmar.

FP/RL/Foto de portada: I Stock

cubaenresumen

Corresponsalía en Cuba de Resumen Latinoamericano

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: