Bolsonaro rompe su propio récord y 2020 es el año con mayor aprobación de pesticidas de la historia

Por Pedro Grigori

Se aprobaron 493 productos, una cifra superior a la de 2019, anterior poseedor del récord; en dos años de mandato, el presidente liberó casi mil pesticidas.

En enero, el Ministerio de Agricultura de Brasil publicó en el Diario Oficial el registro de 88 plaguicidas y productos técnicos aprobados a fines de diciembre. Así, el segundo año de mandato de Bolsonaro terminó con 493 nuevos pesticidas, 19 más que en 2019, ex poseedor del récord.

Casi un tercio de los más de 3.000 productos agroquímicos vendidos en Brasil recibieron registro durante los dos años del gobierno de Bolsonaro.

Desde que Tereza Cristina, exlíder de la bancada ruralista en el Congreso Nacional, asumió el Ministerio de Agricultura, se han aprobado 967 plaguicidas. Ni siquiera la pandemia de Covid-19 frenó el trabajo de la Agencia Nacional de Vigilancia Sanitaria (Anvisa), el Ministerio de Agricultura y el Instituto Brasileño de Medio Ambiente y Recursos Naturales Renovables (Ibama), organismos reguladores encargados de evaluar los productos antes de que sean lanzados en el mercado brasileño. 

Se lanzaron, en promedio, casi 10 productos pesticidas por semana en 2020. Y el 90% de las aprobaciones se produjeron después del inicio de la pandemia. La gran mayoría de los registros otorgados en 2020 fueron para genéricos, pesticidas que ya se lanzaron al mercado, pero que ahora pueden ser comercializados por más empresas. Cinco ingredientes activos son nuevos: dinotefuram, piroxasulfona, tolfenpirade, tiencarbazona y fenpyazamina. Se utilizarán en la formulación de 13 nuevos plaguicidas. 

Más aprobaciones, más pedidos

Además del elevado número de aprobaciones, también se destaca la gran cantidad de solicitudes de nuevos registros. En 12 meses, el Ministerio de Agricultura recibió 835 solicitudes de evaluación de plaguicidas. En 2019, fueron 913. No hay datos sobre el número de pedidos en años anteriores. Estas órdenes son el primer paso en el proceso de evaluación de un pesticida. Posteriormente, el Ministerio de Agricultura evalúa si el producto es eficaz para la plaga y el cultivo deseados, Anvisa analiza los riesgos para la salud humana y el Ibama, para el medio ambiente.Los comunicados publicados en el Diario Oficial el 14 de enero fueron los últimos aprobados en 2020. Según el Ministerio de Agricultura, hubo un retraso involuntario en las publicaciones debido al período de vacaciones.

Un decreto publicado por el gobierno en febrero del año pasado pretendía acelerar el proceso de aprobación, mediante la “aprobación tácita”. De acuerdo con la norma del Ministerio de Agricultura, una vez finalizado el análisis técnico realizado por ellos, Ibama y Anvisa, el proceso de registro de plaguicidas debería completarse en un plazo de 60 días. Si se excede el plazo, el plaguicida se liberaria automáticamente. Partidos de oposición acudieron al Tribunal Supremo Federal (STF) para solicitar la derogación de la ordenanza, con el argumento de que la medida supondría riesgos para la salud de la población. El STF estuvo de acuerdo y revocó la regla en junio. 

El gobierno dice que las aprobaciones no significan un mayor consumo de pesticidas

Los récords anuales de aprobaciones que viene rompiendo el gobierno de Bolsonaro se deben al “flujo de demanda reprimida”, según Anvisa. La agencia reguladora dice que ha tomado acciones encaminadas a organizar los procesos de trabajo, analizar líneas e incorporar recursos de tecnología de la información para agilizar y hacer más eficiente el proceso de evaluación. “Muchos de estos procesos ya habían sido analizados por Ibama y por el Ministerio de Agricultura, y solo estaban esperando el resultado de Anvisa para que se publique el registro”, dijo en una nota. El organismo regulador también afirma que las aprobaciones no significan un mayor consumo de plaguicidas, sino “mayor competencia y reducción de precios para los productores rurales”.

Para Anvisa, no debería haber más consumo “porque estos productos están restringidos a la venta, por recomendación de un profesional calificado, a través de la prescripción agronómica”. Sin embargo, una serie de informes de Agência Pública y Repórter Brasil denunciaron el uso irregular de pesticidas en Brasil, donde los productos se utilizan incluso en casos de homicidios y violencia doméstica. El Ministerio de Agricultura señala que el aumento de solicitudes y aprobaciones de productos de bajo impacto fue significativo para el récord récord en 2020. Según la carpeta, un tercio de los productos registrados en el último año utilizan extractos biológicos, microbiológicos, de plantas y otros principios activos sostenibles.

“Esta cifra es más del doble que la registrada en 2019 y es 20 veces mayor que hace diez años. Una demostración de que el mercado de plaguicidas sostenibles – incluidos algunos aprobados para agricultura orgánica – ha ido creciendo y muestra una tendencia creciente en la adopción de biotecnologías sostenibles para el control de plagas ”, dijo el Ministerio, en una nota. La Campaña Permanente Contra los Plaguicidas y Por la Vida destaca las aprobaciones de plaguicidas genéricos que son bien conocidos y vendidos en Brasil, como la Atrazina, prohibida en la Unión Europea, y el Glifosato, que está en proceso de ser prohibido en varios países del mundo, como Alemania, donde se encuentra la empresa que lo produce, Bayer/Monsanto. 

“Podemos clasificar estos dos años de gobierno de Bolsonaro como una tragedia anunciada. Tragedia porque liberó la mayor cantidad de plaguicidas de la historia, colocando más productos en el mercado y provocando una mayor exposición de la población. Estos productos, a diferencia de la publicidad, son viejos conocidos que han demostrado causar graves daños a la salud. Aproximadamente 1/3 de los pesticidas no están permitidos en la Unión Europea ”, dice el portavoz de la ONG, Alan Tygel.

Un informe de Agência Pública y Repórter Brasil mostró que Brasil y otros países en desarrollo son los principales destinos de plaguicidas altamente peligrosos prohibidos en la Unión Europea. Este informe es parte del proyecto Por Trás do Alimento, una asociación entre Agência Pública y Repórter Brasil para investigar el uso de pesticidas en Brasil. La cobertura completa está en el sitio web del proyecto .

Tomado de Resumen Latinoamericano/ Traducción de Humanidad y Medio / Foto de portada: Shutterstock

cubaenresumen

Corresponsalía en Cuba de Resumen Latinoamericano

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: