Cuba, el combate en las redes sociales y la jauría de los haters

Compartir

Por Raúl Antonio Capote/ Colaboración Especial para Resumen Latinoamericano.

En el mundo de las redes sociales existe un espécimen despreciable, el hater. El término, importado del inglés, hace referencia a aquellas personas que se dedican a acosar a otras a través de las redes sociales.

Especialista en acoso, lobo solitario o empleado de los Netcenter que se dedican a las campañas negras contra países, gobiernos o personas, el hater es un cazador sin escrúpulos, ni ética, capaz de hacer daño cuando no estamos preparados para enfrentarlos.

Como elemento común podemos señalar que estas personas se valen de las características físicas de sus víctimas, la orientación sexual, la raza, la ideología o la religión para realizar su trabajo de hostigamiento.

Están los que lo hacen por diversión, por resentimiento, por envidia, pero otros, a los que nos referiremos en este comentario, son verdaderos mercenarios, personas contratadas para realizar campañas de descrédito o asesinatos del carácter de personas, figuras públicas o gobiernos.

Los haters son individuos que padecen de una gran inseguridad, son narcisistas, resentidos, que buscan llamar la atención y son capaces de hacer lo que sea por obtener sus minutos de gloria. Se trata muchas veces de ex acosados, con grandes carencias personales.

A las víctimas del asesinato cívico mediante el ciberbullying se les somete a un ataque constante, en grupo, por todos los espacios y medios digitales, sin tregua.

Buscan que la persona sometida a la agresión se sienta indefensa piense que no tiene el control de la situación, se desgaste en inútiles defensas, se agote, y busque aislarse, alejarse lo más posible de sus hostigadores, el sumun a lograr es que la víctima trate de justificarse públicamente y se autocensure, lo que no necesariamente pone fin al ataque, incluso puede que se intensifique.

Muchos haters se escudan en el anonimato, pero otros buscan celebridad y actúan bajo su verdadero nombre en las redes sociales.

Han sido utilizados masivamente, contra los gobiernos progresistas en América Latina, contra líderes sociales, contra figuras públicas contrarias a las políticas dictadas desde Washington, sobre todo contra los gobiernos de Cuba, Venezuela y Nicaragua.

La fuerza de tarea para el trabajo en Internet contra Cuba, en los últimos años, ha contratado a decenas de haters articulados en una vasta red de medios, Netcenter y grupos.

Los líderes reciben orientaciones directas de la CIA y perciben altos salarios, lo que hace muy lucrativo el negocio del ciberacoso contra la Isla.

Especialistas en el tema indican que la mejor manera de luchar contra ellos es bloquear sus cuentas y denunciar, pero sabemos bien quienes son los dueños de las redes sociales y este método no da muchos resultados, tampoco es conveniente entrar en su juego porque no se trata de personas que quieren dialogar o discutir.

La mejor vía es organizar la respuesta, usando nuestras cuentas y nunca en su terreno, desacreditarlos y denunciarlos desde la verdad y la ética, conocer de qué se trata este ciberacoso, explicarlo a todos, para no pecar de ingenuos y caer en sus trampas. No son tiempos en que podamos desertar de las redes usando el manido recurso de «no darles publicidad» ellos no nos necesitan para eso, hay que combatirlos, jamás en su terreno para no posicionarlos, desde el nuestro, pero el silencio no es una opción viable.

La jauría de los haters queda indefensa cuando les enfrentamos con ecuanimidad e inteligencia, desde la fuerza de los argumentos y las ideas.

Foto de portada: Getty / Archivo.

 

cubaenresumen

Corresponsalía en Cuba de Resumen Latinoamericano

Un comentario en «Cuba, el combate en las redes sociales y la jauría de los haters»

Dejanos tu comentario

A %d blogueros les gusta esto: