Derecha quedó fuera: Correístas e indigenistas a la segunda vuelta en Ecuador

Compartir

Por Arnaldo Musa

En medio de la mal atendida epidemia de la COVID-19, rumores de preparativos de fraude y comprobadas 64 millones de papeletas con errores no explicados y en custodia por el Consejo Nacional Electoral, Ecuador celebró este domingo 7 de febrero la primera vuelta de las elecciones presidenciales, que decidió que Andrés Arauz, de la Unión por la Esperanza, de línea correísta, y Yaku Pérez, del indigenista Movimiento Pachakutic, dirimirán en la segunda el 11 de abril venidero.

Arauz obtuvo un 32,21% de los votos, frente a Pérez, ambos con programas antineoliberales-, quien logró un 19,80%, y 19,60 del derechista Guillermo Lasso. Estos datos están sujetos a ajustes, que no determinará cambio de posición.

Pese a no reportarse acciones violentas, fue evidente la tardanza de la apertura de colegios electorales, algunos de los cuales cerraron dos horas antes de la hora estipulada, dejando sin votar a miles de ecuatorianos.

No obstante, voto un 60% de los más de trece millones 99 mil electores convocados al evento, incluidos decenas de miles residentes en el exterior, para elegir un presidente, un vicepresidente 137 asambleístas y cinco diputados al Parlamento Andino. Datos incompletos apuntan que los correístas lograron más de 60 curules.

Dieciséis aspirantes participaron en los comicios, cuyas encuetas apuntaron al favoritismo de Arauz, seguido de Pérez y el empresario derechista Gustavo Lasso, quien viéndose en inferioridad, prometió al indigenista que le daría apoyo frente al correismo, pero Yaku no aceptó, señalándole que el millonario había respaldado a Moreno en la destrucción de la Patria. Yaku siempre fue un opositor a Rafael Correa, de quien dijo que éste hubiera preferido de contrario a Lasso.

El acto público pudo celebrarse a pesar de las complicaciones de una pandemia que ha infestado a un cuarto de millón de ecuatorianos y cobrado la vida a más de 50 000. En una situación similar, tuvieron lugar las elecciones presidenciales en Bolivia y la consulta constitucional en Chile.

En esta ocasión, la Organización de Estados Americanos (OEA) participa junto a otros observadores internacionales. Como se recordará, la entidad al servicio del imperialismo norteamericano había coadyuvado con afirmaciones fraudulentas al derrocamiento de Evo Morales.

En cuanto a Lenín Moreno, al igual que hizo Trump al final de su mandato, se reunió urgentemente con empresarios norteamericanos para dar punto final a convenios que tienden a privatizar empresas públicas y colocar a otras en el mismo camino, con el fin de obstaculizar a cualquier sucesor anti neoliberal, como lo han admitido Arauz y Pérez, no así Lasso, por supuesto.

Lenin, conocido por su trayectoria de traición a sus compañeros de partido y, sobre todo a Rafael Correa, de quien fuera su vicepresidente, es señalado por WikiLeaks como autor de varios hechos corruptos en contubernio con el resto de su familia, por lo cual su reacción fue la entrega del creador de la entidad, Julián Assange, a la policía británica, con el alevoso fin de que fuera extraditado a Estados Unidos, donde podría enfrentar, si no la pena de muerte, hasta 125 años de prisión. El destino del periodista australiano está en veremos.

Tomado de Cubasí/ Foto de portada: Rodrigo Buendia, Camila Buendia / AFP/Archivos

cubaenresumen

Corresponsalía en Cuba de Resumen Latinoamericano

Dejanos tu comentario

A %d blogueros les gusta esto: