En estudio modificación de cráneos en aborígenes cubanos

Por Flor de Paz (*) / Colaboración Especial para Resumen Latinoamericano.

Nueva investigación revela que los cambios producidos por la deformación intencional de la cabeza pudieron afectar el patrón y la dirección de las estructuras vasculares endocraneales.

En las imágenes de aborígenes cubanos y caribeños ocasionalmente se aprecian individuos con cráneos modificados, cual si la naturaleza les hubiese dotado de una singularidad semejante. Pero las evidencias arqueológicas e históricas de una de las prácticas bioculturales más destacadas del pasado en América, conocida como Modificación Craneal Artificial (MCA), pone rostro a una época en manos del dibujante.

Esta forma alterada de la cabeza en algunos habitantes originarios del continente, que en buena medida dependía de la pericia de las mujeres para inducirlas en los bebés, no escapó de las crónicas de los conquistadores europeos, quienes observaron dicha costumbre desde su primera llegada al Caribe en 1492.

Pero, ¿qué impacto pudo haber tenido sobre la anatomía y funciones cerebrales esta modificación temprana de la cabeza? Según reportes de fuentes bibliográficas antropológicas y etnohistóricas, fundamentalmente de Mesoamérica y Suramérica, no existe hasta ahora ninguna evidencia, relacionada con la MCA, de efectos secundarios cognitivos ni consecuencias fatales en los individuos, salvo unos pocos sucesos documentados.

Por otra parte, en el Caribe son escasas las evidencias de MCA, además de que las pesquisas sobre estas solo se basan en clasificaciones tipológicas y descripciones anatómicas, hecho que dificulta y limita un conocimiento detallado sobre esa práctica en la región.

De acuerdo con un estudio reciente (1), de la Doctora en Paleoantropología Gizéh Rangel de Lázaro, publicado por el International Journal of Osteoarchaeology, la prevalencia y la expresión dela MCA pueden variar entre poblaciones, pero las razones de estas variaciones siguen sin estar claras.

La investigación de la científica cubana —que aporta nuevos conocimientos sobre la prevalencia, caracterización y distribución de los rasgos craneales relacionados con la MCA —se basa en una colección de cráneos precolombinos de la Isla.

Los resultados sugieren —indica— que los cambios producidos por la deformación intencional de la cabeza pueden haber afectado el patrón y la dirección de las estructuras vasculares endocraneales (vasos meníngeos medios y los senos venosos durales). “Y que la foramina (2) de las venas emisarias situadas en las zonas menos afectadas parece estar menos influida por los cambios de morfología craneal”.

A estos estudios le seguirán otros encaminados a explorar los efectos de la modificación de la cabeza en la termorregulación endocraneal, subraya Rangel de Lázaro. “Y en trabajos futuros serán investigadas además las consecuencias de la modificación artificial en los sistemas vasculares craneales y endocraneales y se compararán con especímenes precolombinos no modificados».

Asimismo, comenta que el aporte de nuevos conocimientos sobre la prevalencia y la variación de los rasgos craneales puede ser útil no sólo en las investigaciones basadas en colecciones osteológicas, sino también en la medicina.

Es posible —añade— que los cambios vasculares intracraneales producidos por la MCA pudieran desencadenar riesgos para la salud, debido al movimiento de las estructuras endocraneales. Por ejemplo, los posibles efectos adversos de la MCA podrían ser comparables con los de la craneosinostosis (patología congénita que lleva a la fusión prematura de las suturas durante la fase temprana de crecimiento del cráneo).

“Otras consecuencias pudieran ser hipertensión intracraneal, hemorragia intracerebral y hernia cerebral. Y tanto la craneosinostosis como la MCA pueden provocar una sobrecompensación de las estructuras craneovasculares”, concluyó la investigadora.

Acrónimos empleados en el vídeo
Patrones de los Vasos Meníngeos Medios: F: hueso frontal/ P: hueso parietal/ O: hueso occipital/ T: hueso temporal. a: rama anterior/ m: rama media/ p: rama posterior.
Foraminas Emisarias: PEF: Foramen emisario parietal/ MEF: Foramen emisario mastoideo. Foramen emisario occipital / CC: Canal condilar.
Patrones de Senos Venosos: Durales: SSS: Seno sagital superior/ TS: Seno transverso/ O/MS: seno occipital/marginal.

 

Notas

(1) Rangel‐de Lázaro, G. (2020). Tracing craniovascular traits in artificially modified pre‐Columbian crania from Cuba, the largest Caribbean archipelago. International Journal of Osteoarchaeology, 1–6. 

(2) Las venas emisarias tienden un puente entre los espacios ectocraneal y endocraneal y se comunican con otros vasos (por ejemplo, las venas diploicas), dejando forámenes y canales curvos de número y tamaño variables.

(*) Periodista cubana especializada en temas científicos y Directora de Cubaperiodistas.

Foto de portada: Flor de Paz.

cubaenresumen

Corresponsalía en Cuba de Resumen Latinoamericano

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: