La voz de la esperanza habla más alto en Ecuador

Por Liset García (∗).

A solo horas de las elecciones en Ecuador luego del cierre de la campaña este 4 de febrero, unos trece millones de votantes empadronados tienen una tarea difícil: escoger entre los 16 binomios aspirantes a la presidencia del país. Con tantos candidatos pareciera que se intenta aturdir a los electores, dispersar su atención, aburrirlos o invitarlos a dar la espalda al sufragio, o todas esas opciones juntas.

Los contendientes apuraron su paso en busca de votos, durante recorridos por el territorio nacional, hicieron la invitación a votar contra los que intentan escamotear el derecho de los ciudadanos a elegir, y trataron de convencer a los indecisos, que según estudios constituyen un elevado porcentaje.

Luego de más de un mes de campaña, los comicios generales se llevarán a cabo el domingo 7 de febrero en todo el territorio nacional y las circunscripciones en el exterior, con una antesala para las personas privadas de la libertad sin sentencia condenatoria, además del llamado Voto en casa, destinado a ecuatorianos mayores de 50 años, con más del 75 por ciento de discapacidad física.

En decenas de entrevistas en diversos medios, lo más visible ha sido el ataque de unos candidatos contra otros, lo que desató numerosos memes a partir de los trapos sucios sacados a la luz, que por muy ciertos que sean, demerita tanto al que los utilizó como a los aludidos. De ahí que hayan merecido que los tildaran de payasos, con el perdón de esos artistas circenses.

Lo llamativo es que quien lidera la intención de voto, la Unión por la Esperanza (Unes) –Andrés Aráuz-Carlos Rabascall–, concentrados en defender su proyecto de gobierno, el mejor elaborado en defensa de las grandes mayorías, es coincidentemente el más atacado por los medios hegemónicos de la derecha y sus candidatos, los cuales pusieron en marcha un alambique de mentiras, dada su desesperación ante el resultado de los sondeos.

El diablo juntó a los aspirantes de la derecha y los alineó contra Aráuz, en el debate público de enero, promovido por el Consejo Nacional Electoral. Él y el expresidente Rafael Correa recibieron las más enconadas menciones en los dos días de presentaciones.

Pese a que ese ente comicial había prohibido a Unes utilizar a Correa en su campaña con miras a la presidencia, los candidatos de la derecha se encargaron de elevar su gestión como modelo de lo que no debe ser, lo que según analistas provocó el efecto contrario.

Tras la exposición de los proyectos de gobierno de los aspirantes de la derecha, todavía hoy se hace difícil clasificar en qué se diferencian. Sin embargo, todos se parecen en el rechazo al progresismo representado en el binomio de la Esperanza. Al mencionar 60 veces a Correa y otras tantas a Aráuz, hicieron propaganda inversa.

Esa derecha, apoyada por el gobierno actual de Ecuador y estimulada por los sectores más retrógrados de Washington, apela a mentiras porque las verdades no les convienen. Mientras cada vez se pone más en claro una certeza: la voz del binomio de la Esperanza es la que habla más alto, para el pueblo y por el pueblo ecuatoriano.

Arauz-Rabascall representan la dignidad en una Latinoamérica que clama por una vuelta a la década en que los más necesitados tenían voz, de la mano de Fidel-Chávez-Lula-Dilma-Evo-Kirchner-Mujica-Lugo-Correa… Es por eso que se han convertido en blanco de esa derecha aupada por neofascistas desde Estados Unidos, que quisiera anularlos como opción, prefiere mantener pueblos silenciados, retener sus economías en manos de transnacionales y de bancos que multiplican deudas en detrimento del gasto público, para de paso engordar sus bolsillos.

Compruébese viendo la Argentina de Macri, el Brasil de Bolsonaro, la Bolivia de Áñez…

Un pueblo devastado por los embates de la pandemia, con más de 250 mil enfermos y 15 mil decesos, que sufre la ineptitud del gobierno corrupto de Lenín Moreno, tiene en su voto la posibilidad de cambiar ese rumbo, y si resultara triunfadora la fuerza de Unes, continuará en ascenso además la recuperación de la democracia en América Latina.

(∗) Periodista cubana

Foto de portada: EFE.

 

cubaenresumen

Corresponsalía en Cuba de Resumen Latinoamericano

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: