Ordenamiento en Cuba: Tarea en proceso

Compartir

Por Orlando Oramas León/ Colaboración Especial para Resumen Latinoamericano

Luego de años de espera, aunque en agenda dictada por congresos sucesivos del Partido Comunista de Cuba, la isla inició el 1 de enero lo que llaman Tarea Ordenamiento, que pretende poner en orden las finanzas y potenciar las fuerzas productivas, entre otros propósitos.

El ordenamiento incluye desde esa fecha la paridad monetaria, la muerte paulatina del peso cubano convertible (con seis meses de sobrevida) y el reinado del peso cubano, con cambio hasta la fecha de 24 unidades por dólar.

La paridad monetaria quiere decir que concluyó el doble cambio por el cual las personas naturales (léase ciudadanos) cambiaban la divisa estadounidense por 24 pesos cubanos.

Sin embargo, para las personas jurídicas (empresarios estatales y el sector presupuestado) cotizaban a uno por uno.

Ello conllevaba distorsiones económicas, financieras y contables. Además hacían para tales sectores gubernamentales más económica la importación que la exportación de bienes, que tanto demanda la economía para conseguir divisas frescas.

Otra de las facetas del Ordenamiento contempló la reforma de precios, salarios, pensiones y la eliminación de subsidios y gratuidades indebidas.

Para los cubanos significó muchas cosas, que ahora van descubriendo cuando comienzan a cobrar los primeros salarios del año en curso.

También cuando encuentran precios incrementados en igual, menor o mayor medida al promedio salarial.

Se trata de un proceso en camino, que incluye rectificaciones luego de opiniones emitidas por la población y por las cuales se redujeron las tarifas eléctrica, del gas doméstico, alimentación de comedores de asistencia social, y otras decididas en primer momento por las autoridades.

Oídos pegados al suelo, es la divisa del Gobierno y que esbozara el primer secretario del Partido Comunista, Raúl Castro, en referencia a los vínculos y el diálogo permanente con la población.

A esta fecha, el presidente Miguel Díaz-Canel, junto al gabinete de ministros, recorrió todas las provincias cubanas para pasar revista a la Tarea Ordenamiento, junto a la situación epidemiológica compleja que vive Cuba.

Tales visitas han conllevado a una propuesta de ajuste, de rectificaciones y para ir construyendo un consenso entre todas las estructuras de trabajo del Partido, del Gobierno, de las organizaciones de masas y del sistema productivo, para encontrar el papel que a cada uno le corresponde.

Así dijo el mandatario en la sureña provincia de Cienfuegos, donde señaló insuficiencias en la preparación de directivos, en particular empresarios, que «provocó una incorrecta interpretación de las normas y, a su vez, una incorrecta implementación de determinados aspectos».

La Tarea está prevista para impulsar a la nación, para ordenar la economía, para hacerla más transparente, para superar la mentalidad importadora y propiciar la exportadora, para buscar la eficiencia, para distribuir, de acuerdo con el principio socialista, apuntó.

Y subrayó que se mantiene invariable del principio social de la Revolución cubana, aunque sin igualitarismos: o sea, el que más aporte y trabaje, el que más eficientemente lo haga, gana más. Ello, sin dejar a nadie abandonado.

(*) Periodista cubano, subdirector del diario Granma

Caricatura de portada: Falco/ Juventud Rebelde

cubaenresumen

Corresponsalía en Cuba de Resumen Latinoamericano

Dejanos tu comentario

A %d blogueros les gusta esto: