Testimonio del ataque a los militantes del FMLN en El Salvador: «¡No disparen, hay niños!”

Ruth H es una de las personas que se conducían en el vehículo que fue atacado. Estuvo ahí cuando sus compañeros de militancia fueron asesinados. Aceptó a hablar con El Faro casi una hora después del atentado.

Según su relato, una vez que la actividad proselitista terminó, un grupo de militantes abordó un pequeño camión blanco en el monumento a la Constitución, donde había tenido lugar el lanzamiento de campaña del candidato a la alcaldía capitalina, y se dirigieron hacia la sede del partido conocida como 229, ubicada en el centro de San Salvador. El vehículo en el que se conducían estaba decorado con banderas del partido y con imágenes del rostro del candidato.

Cerca de las 6:30 de la tarde, el camión, con 20 simpatizantes del FMLN a bordo, aguardaba sobre la 11 avenida norte para poder cruzar la avenida Juan Pablo II, mientras el semáforo estaba en rojo.

Mientras esperaban, un carro azul tipo sedán se colocó al lado. Comenzó a tirarles agua para hostigarles. Al cambio de luz, el conductor del camión pisó el acelerador para dejar al carro azul atrás. Pero el sedán los siguió hasta interceptarlos.

“Al inicio nos apartamos para que pasaran, nos siguió varias cuadras, pero el hombre se nos volvió a atravesar”, describió Ruth. Tres hombres bajaron del carro, uno de ellos tomó el arma y disparó directo a la pancarta con el rostro del candidato, que cubría el costado izquierdo del camioncito blanco.

Nosotros les comenzamos a gritar ‘¡No disparen, hay niños, hay niños!’”, recordó Ruth con la voz entrecortada. “Me cuesta hablar”, dijo, tomó aire por unos minutos y continuó su relato. Ruth no recuerda cuánto duró el ataque, solo que luego de ver tanta sangre, supieron que tenían que moverse al hospital Rosales, que se encuentra un par de calles arriba del lugar del ataque. “¡Ochoa, Ochoa! —gritaron al conductor del camión— ¡se está muriendo!”.

Llegaron al hospital Rosales, al área de emergencia. “Nos metimos al Rosales todos”, añadió Ruth. Pese a que en el hospital les atendieron rápido, Ruth cree que uno de los heridos había fallecido ya. “Iba muy mal, era un señor de Soyapango, uno de los veteranos”, dijo.

Ruth ha sido fiel militante desde la campaña de Héctor Silva por la alcaldía capitalina, en 1997.

Tomado de Resumen Latinoamericano Argentina/ Fuente: El Faro/ Foto de portada: Rodrigo Sura/ EFE.

Vea también

cubaenresumen

Corresponsalía en Cuba de Resumen Latinoamericano

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: