Alex Saab y Julian Assange, presos políticos de un mismo régimen

 En la Primera Guerra Mundial, Alemania y Reino Unido utilizaron el bloqueo de alimentos como estrategia de guerra. Una rendición por hambre que, hoy, EEUU persigue en Cuba y Venezuela.

En 2016, Caracas respondió a este bloqueo con un programa de alimentos subsidiados: los Comités Locales de Abastecimiento y Producción (CLAP).

El Departamento de Estado diseminó, entonces, el mensaje de que los CLAP eran un “gran negocio” de Nicolás Maduro y su “cúpula de poder”. Algo similar a lo que leemos en la prensa corporativa sobre la cooperación médica de Cuba: un mero “negocio del régimen castrista”.

Estados Unidos persiguió a todas las empresas que vendían alimentos para los CLAP. Y obligó a la banca internacional a bloquear todo pago a proveedores.

En 2018, Colombia bloqueó el envío de 400 mil kilos de comida. Y el sistema financiero internacional congeló 104 millones de euros.

Venezuela trató de sortear el bloqueo, nombrando al empresario colombiano Alex Saab Enviado Especial de la República, para negociar la compra de alimentos en Irán y Rusia.

EEUU lo puso entonces en su “lista de forajidos”. Con ayuda de la prensa mundial, que lo caracterizó como “testaferro” de Maduro y operador de una “red de corrupción a gran escala».

En junio de 2020 fue detenido en Cabo Verde por orden de la Casa Blanca, que busca su extradición. Como Julian Assange, Alex Saab es un preso político más de este imperio criminal.

Tomado de Cubainformación/ Foto de portada: Yuri Cortez/ AFP.

cubaenresumen

Corresponsalía en Cuba de Resumen Latinoamericano

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: