Bob Menéndez exige a Biden que ponga condiciones políticas a Cuba

Por Raúl Antonio Capote

Mientras 80 congresistas demócratas, autoridades de más de 15 ciudades, organizaciones religiosas, académicas y movimientos sociales estadounidenses piden expresamente al presidente Joe Biden la normalización de relaciones de su Gobierno con Cuba, el senador Bob Menéndez exigió al mandatario que condicione una eventual negociación con el archipiélago a «mejoras en la situación de los derechos humanos y las libertades políticas».

Menéndez, nuevo presidente del Comité de Relaciones Exteriores del Senado, fue uno de los principales críticos, dentro del partido demócrata, al acercamiento entre las dos naciones promovido por la administración de Barack Obama.

El pronunciamiento del político anticubano ocurrió en un evento celebrado recientemente, organizado por la Fundación Inspire América, una institución sin fines de lucro que tiene como propósito «promover un cambio de régimen en Cuba».

La actividad contó con la presencia de lo más destacado de la fauna derechista de Miami, entre ellos el senador republicano por la Florida, Marco Rubio; el representante republicano Mario Díaz-Balart, y la también republicana María Elvira Salazar, quien, a tenor de la misiva de los 80 congresistas demócratas a Biden, reaccionó con el tono típico de su obstinación contra la Revolución: lo que «tienen que enviar es una carta exigiendo el fin de la represión», dijo, aludiendo al más gastado de los argumentos fabricados por la mafia política anticubana.

Bob Menéndez, considerado como «el más republicano de los demócratas», se ha destacado por sus acciones contra Cuba y Venezuela, siendo artífice, junto a Marco Rubio, de muchas de las «iniciativas» propuestas con el fin de dañar a ambas naciones.

En los últimos siete años, Robert ha estado en la mira de las autoridades estadounidenses, por delitos de conspiración, tráfico sexual, fraude y sobornos.

En el año 2017 fue acusado de 18 cargos por delitos de fraude y soborno. Según los fiscales, el senador recibió 750 000 dólares en forma de donaciones, regalos, viajes en avión privado y lujosas vacaciones pagadas por un benefactor.

Con anterioridad, el político ultraconservador estuvo implicado en un escándalo con prostitutas dominicanas. Según un remitente, identificado como Peter Williams, quien alertó al FBI, Menéndez contrató y tuvo sexo con cuatro adolescentes en ese país.

Las actas de la acusación señalan que, entre agosto de 2006 y enero de 2013, el político se hospedó en varias ocasiones en un resort de República Dominicana, conocido por ser un refugio caribeño exclusivo en la provincia de La Romana, en la costa sudeste de ese país, donde se piensa que tuvo el mencionado encuentro con las prostitutas.

Un gran jurado federal determinó que el político utilizó su oficina senatorial para favorecer proyectos «a cambio de donaciones y favores», de motivar declaraciones falsas bajo juramento de trabajadoras sexuales menores de edad, y de defraudar al sistema de Salud de EE. UU.

Bob también cuenta en su historial con la fama de permitir la expansión de la prostitución, el juego y la extorsión mafiosa, mientras fue alcalde de Union City, localidad cercana a Nueva York.

Recientemente, algunos medios de prensa de EE. UU. calificaron al también cubanoamericano Ted Cruz, senador por el estado de Texas, como el peor de los políticos cubanoamericanos, incluso «peor que Marco Rubio», aunque, sin duda, entre «joyitas» como estas cuesta trabajo elegir.

Tomado de Granma/ Foto de portada: Reuters

cubaenresumen

Corresponsalía en Cuba de Resumen Latinoamericano

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: