Bolivia: Salud pública y salud privada son rostros del COVID-19

Por Nelson Aguilar Rodríguez.

Contexto global: A nivel planetario la pandemia del COVID-19, avanza por todo el planeta sumando más de 2.5 millones de fallecidos y más de 113.8 millones personas infectadas. Así evoluciona el número de casos y muertes en el mundo. El país más afectado en términos absolutos es Estados Unidos, con más de 28,5 millones de contagios y por encima de los 511.000 fallecimientos, seguido de India, que supera los 11 millones de casos y las 157.000 muertes, y de Brasil, que rebasa los 10.5 millones de diagnosticados y que alcanza los 254.000 decesos (actualización 28/2/2021).

En síntesis, el continente más golpeado es América con las 2 olas.

Pero, esperemos que no haya más olas sucesivas de la pandemia, es cierto que hay que convivir con el virus, incluso de los efectos largos que deja a los tratados de la pandemia y mientras tanto esperar y prevenir la expansión del COVID-19 para llegar a la cobertura general donde todos lleguen a la vacunación, lo cual llevara posiblemente más de un año. Incluso el propio FMI: “Acaparamiento de vacunas contra la COVID-19 profundiza la desigualdad”, La directora gerente del organismo pidió al G20 revertir esta peligrosa divergencia en la economía mundial. Sin embargo, continua la guerra comercial por las vacunas, es otro de los aspectos problemáticos, donde los países ricos se vacunan pronto y mientras que los países pobres deben esperar.

Una hipótesis de riesgo: según los expertos temen que, de continuar como va el actual sistema de distribución, el virus podría seguir mutando, hacer inefectivas las actuales vacunas, además de producir consecuencias económicas, políticas y morales devastadoras. Un llamado de alerta entre políticos, académicos y expertos en salud pública. Hay necesidad alcanzar la inmunidad colectiva global y no solo de los más ricos.

Bolivia-Ley Nº 1359: con 248.547 casos y 11.628 fallecidos1. El gobierno emitió Ley de emergencia sanitaria, este 17 de febrero de 2021 (LEY Nº 1359). La cual consta de 36 artículos y donde se menciona: artículo 1º a). La presente Ley tiene por objeto; proteger la salud pública y prevenir su pérdida o deterioro. En el artículo 2º (Finalidad): La presente Ley tiene por finalidad establecer medidas para proteger la vida, la salud, la integridad y el bienestar de la población, ante una emergencia de tipo sanitario en parte o todo el territorio nacional (…). Art. 7°- 8°.- (Consejo Nacional Estratégico), se crea el Consejo Nacional Estratégico para Emergencias Sanitarias, como una instancia consultiva y decisoria (…), compuesto por 11 ministerios. Art. 14° y 15° Gratuidad y voluntariedad de las vacunas. Art. 17°. La AGEMED aprobará y publicará la lista actualizada de precios máximos unitarios de venta al consumidor final, de medicamentos y dispositivos médicos (…), Art. 19°- 20° Prohibición de suspensión de servicios en salud (en pandemia), Servicios médicos en establecimientos privados (cobros). Art. 22° Excepcionalidad en el ejercicio de competencias (el estado en pandemia). (…) Art. 28° (Contratación de personal médico), podrá abreviar plazos y simplificar requisitos, entre otros artículos.

Paro médico: ni bien se emitió la Ley 1359, los médicos de Bolivia a través Consejo Nacional de Salud (CONAZA) que reúne a los colegios médicos y sindicatos de profesionales de la salud, en contra de la Ley de Emergencia Sanitaria que estos sectores consideran inconstitucional. Los trabajadores de la salud atienden solamente casos de emergencia y a los enfermos con COVID-19 dentro de esta huelga que prevén cumplir desde el 19 de febrero hasta el próximo 28 de febrero (10 días), sin embargo, hay la posibilidad que pretenda ser indefinido.

Rechazo de sectores sociales de Bolivia: muchas personalidades, sectores sociales como Junta Nacional de Padres y Madres de Familia, Confederación Sindical Única de Trabajadores Campesinos (CSUTCB), el Movimiento Guevarista (MG), La Confederación Nacional de Maestros Urbanos de Bolivia, muchos gremios de la Central Obrera Boliviana, otros. Las voces y manifiestos consideran al paro medico en pandemia de: criminal, lesa humanidad, dirigencia empresarial, insensible y golpista (2019), contra el bien común, exigen dialogo y se declaran estado de emergencia, son las voces que van cobrando fuerza al paro medico en pandemia.

El desafío del Che medico revolucionario: parte del discurso en 1960; “¿Cómo hacer, efectivamente, un trabajo de bienestar social, cómo hacer para compaginar el esfuerzo individual con las necesidades de la sociedad?. La medicina tendrá que convertirse un día, entonces, en una ciencia que sirva para prevenir las enfermedades, que sirva para orientar a todo el público hacia sus deberes médicos, y que solamente deba intervenir en casos de extrema urgencia, para realizar alguna intervención quirúrgica, o algo que escapa a las características de esa nueva sociedad que estamos creando”. ¿cómo modificar positivamente esos determinantes para favorecer la promoción de salud y la prevención de enfermedades? (…) y la respuesta fue “Hacer revolución para convertirse en un médico revolucionario”.

Hoy, todo ese lineamiento lo resume Cuba: tras casi seis décadas desarrollando en el mundo una labor altruista y solidaria, suman más de 400.000 los trabajadores de la salud cubanos que han llegado hasta 164 países.

Otro, es el avance en medicamentos usados contra el COVID-19; es la aplicación del producto cubano Nasalferón a los viajeros y sus convivientes, para disminuir los contagios y prevenir el desarrollo de síntomas severos en caso de adquirir la enfermedad. Bajo el sistema socialista, todos los médicos trabajan para el Estado, y el sistema de salud y la educación son públicos y gratuitos. Ahora van por la vacuna que anuncian tenerla en abril del 2021. Razón, se debe a que Cuba reporte 49.161 casos y 318 fallecidos entre el más bajo de América, pese a la sanción norteamericana que es la que reporta las cifras más altas de fallecidos a nivel mundial. La pandemia nos refleja las dos caras del sistema de salud y sus secuelas en el planeta: países con sistema de salud pública fuerte tienen más éxito frente al COVID-19, que aquellas de sistema salud privada o empresarial que acentúa las desigualdades. La vida y la salud es un derecho humano. Necesitamos médicos revolucionarios (Che).

Tomado de Resumen Latinoamericano Argentina.

cubaenresumen

Corresponsalía en Cuba de Resumen Latinoamericano

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: