Cese del caos sanitario y vacunas para todos piden los ecuatorianos

Por Liset García (*) / Colaboración Especial para Resumen Latinoamericano Cuba.

El tercer ministro de salud de Ecuador en poco más de año y medio, Rodolfo Farfán, renunció a su cargo este viernes, y lo sucede en esa cartera Mauro Antonio Falconí García, especialista en emergencias y desastres, conocimientos que le permitirían afrontar la crisis sanitaria del país, agravada no solo por la enfermedad sino por la corrupción y los malos manejos de los recursos.

Ese propio día, el reporte de los datos de contagios por la Covid-19 ascendían a unos 308 mil, y los decesos superan los 16.300. Mientras tanto, se multiplican los expedientes de investigación por corrupción relacionados con la emergencia sanitaria. Desde junio del pasado año se han abierto ya 96 causas, una de ellos contra el exministro de salud Juan Carlos Zevallos, señalado por la aplicación de vacunas anti covid-19 a personas que no estaban en la lista de prioridades.

El pasado 26 de febrero Zevallos renunció. Al día siguiente se fue a Miami. Dos días después, la Fiscalía anunció que abría una investigación por presunto delito de tráfico de influencias. Su sucesor fue Farfán, quien apenas estuvo en el puesto 19 días, y cuya salida se atribuye, según medios nacionales, a los pedidos de que se difunda la llamada lista de vacunados VIP.

El nuevo ministro, quien llega a esa cartera tras haberse desempeñado como director de la Agencia de Regulación y Control Sanitario desde julio del 2020, dijo al diario El Comercio que sí publicará la lista de vacunados y que será una de sus primeras acciones.

Entre las diligencias practicadas por las autoridades para esclarecer el escándalo por la vacunación VIP, está la búsqueda de la lista de personas vacunadas, que según un fallo de la jueza Celma Espinosa emitido el 4 de marzo debía hacerse pública, cuyo plazo venció este 19 de marzo.

También avanzan las pesquisas acerca de mal manejo de las pruebas PCR y de los fondos para hospitales, por los cuales responden varios funcionarios.

Ante las denuncias, el presidente Lenín Moreno se apresuró a divulgar que además de él y su esposa, recibieron dosis de la vacuna contra la Covid-19 varios de sus colaboradores, incluyendo quien empuja su silla de ruedas. Mediante un comunicado difundido el propio viernes 19, la Secretaría de Comunicación lo confirmó.

De acuerdo con un informe de esa Secretaría, el miércoles 17 de marzo arribó al Aeropuerto Internacional de Quito, el sexto lote de vacunas contra la enfermedad, procedente de la farmacéutica Pfizer-BioNtech, con unas 62 mil dosis, además del primer envío de 84.000 de AstraZeneca. Con ese arribo Ecuador suma 293.430 fórmulas, gracias a la iniciativa Covax Facility, con el copatrocinio de la OMS.

Según publica el sitio del Ministerio de Salud (www.salud.gob.ec), estas dosis serán utilizadas para continuar el cronograma de inmunización en su Fase 1, que incluye personal sanitario restante, adultos mayores, miembros de la Fuerza Pública, bomberos, personal de recolección de desechos, profesores en todos los niveles, población vulnerable y personas de sectores estratégicos.

La esperanza del pueblo ecuatoriano es que se cumpla la administración de acuerdo con esas prioridades, que no se extravíen en selectos clubes de apadrinados, y se impida la práctica de vacunar a unos y otros no. “Volvimos, como dice la CEPAL, a la cultura del privilegio, a los de “buena cuna”. ¡Construiremos nuevamente un país de derechos para TODOS! Ya falta poco…”, escribió este sábado en su cuenta de Twitter el expresidente Rafael Correa, en el que denuncia en la voz de los excluidos, los propios ecuatorianos, los lamentables sucesos con las vacunas.

(*) Periodista cubana. Colabora con Resumen Latinoamericano.

Foto de portada: AFP.

cubaenresumen

Corresponsalía en Cuba de Resumen Latinoamericano

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: