China y sus códigos QR estilo semáforo

Por Claudia Dupeirón.

Robots que distribuyeron alimentos y fármacos a pacientes en los hospitales; drones encargados de fumigar y recordar el uso obligatorio de llevar mascarillas o mantener distancia y cascos-termómetros de la guardia sanitaria fueron algunos de los avances utilizados en las primeras etapas de la enfermedad.

El gigante asiático también popularizó desde inicios de 2020 entre sus más de mil millones de habitantes los códigos QR (de respuesta rápida) de salud.

Para los chinos, o cualquiera que vive en esa nación, esta facilidad se ha convertido en una especie de pasaporte sanitario, un salvoconducto que indica si el portador está sano y que en los últimos días no ha visitado sitios de alto riesgo.

Sobre la experiencia con este tipo de aplicaciones, conversamos con la periodista cubana Iramsy Peraza, corresponsal de Telesur en Beijing.

Aquí en China es prácticamente obligatorio presentar el código con resultado verde para poder acceder a casi todos los sitios públicos: mercados, estaciones de metro, de tren o aeropuertos”, dijo.

Los códigos del sistema en China fueron desarrollados por el gigante de tecnología financiera AntFinancial, y está disponible a través de su aplicación principal Alipay, pero también en WeChat, que pertenece al competidor de Alipay, Tencent.

Es un miniprograma que se asocia con la aplicación ya sea WeChat (equivalente chino de WhatsApp) o Alipay y tiene diferentes modalidades, pues se puede consultar el estado para ver si se visitaron lugares de riesgo. Además posibilita escanear el código de un sitio específico y demostrar que la persona está sana.

Los QR pueden asociarse con el número telefónico y al llegar a un área escaneas un código y eso te lleva a una interfaz donde ingresas tu número, luego te devuelve un código y recibes la confirmación, detalló.

China desarrolló el código QR de salud desde febrero del 2020, los usuarios lo reciben estilo semáforo: si la persona obtiene una señal verde, se le permite que viaje libremente; con un código naranja o rojo, se indica que necesita estar en cuarentena por hasta dos semanas, pues estuvo en sitios considerados de alto riesgo o contagiado.

La tecnología está basada en una combinación de datos e información enviada por los propios usuarios, quienes otorgan los permisos para que esa aplicación recopile datos de geolocalización.

Peraza comenta que con respecto al código QR, todavía las personas tienen preocupaciones en cuanto a la privacidad, la información personal y la libertad de movimiento.

Sin embargo, añade, “en momento como estos donde es cuestión de vida o muerte debe primar el interés colectivo y eso es algo en lo cual los chinos y los asiáticos en general han dado cátedra al mundo”.

“En mi caso particular siento mucha seguridad. Uso el código QR cuando llego a algún sitio o tomo un taxi con disposición y voluntad pues considero que eso no solo ayuda a las personas a saber si he estado en lugares de alto riesgo, o si en ese sitio de pronto surge algún caso de contagio o un foco enseguida me podrían localizar y así tomo las medidas pertinentes”.

Los datos han mostrado la efectividad de la utilización del código QR y otras aplicaciones que utilización la inteligencia artificial y la geolocalización para frenar la pandemia en este país, afirma Peraza.

El número de usuarios de Internet en China es de alrededor de 940 millones de un total de mil 400 millones de habitantes. Eso representa una tasa de penetración de internet del 67 por ciento; mientras el número de usuarios de teléfonos móviles es de cerca de 786,5 millones.

Tomado de Cubadebate.

cubaenresumen

Corresponsalía en Cuba de Resumen Latinoamericano

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: