Colapsó paciencia de paraguayos que calientan las calles y exigen renuncia del Presidente

Por Liset García (*) / Colaboración Especial para Resumen Latinoamericano.

Tras varios días de protestas en las calles de Asunción, los paraguayos anuncian que movilizarán a todo el país y continuarán en su reclamo contra la corrupción gubernamental y por una adecuada atención sanitaria ante la crisis por la pandemia, por lo que exigen la renuncia del presidente Mario Abdo Benítez.

Pese a que las protestas terminaron el viernes con violentos enfrentamientos, y llevaron al presidente del país a anunciar la salida de varios ministros de su gabinete, la movilización prosiguió ante el Congreso las siguientes jornadas con cientos de personas.

Casi inmediatamente la plataforma de partidos progresistas del Paraguay reunidos en el Frente Guasú (FG), reafirmó en un comunicado su “respaldo a los compatriotas de todo el país que expresan su legítima indignación ante la grave crisis política, social y sanitaria que afecta a nuestro país, y que claman por la renuncia o juicio político contra el Presidente y su Vicepresidente”.

El texto publicado por el expresidente Fernando Lugo, también nombrado el obispo de los pobres, y quien preside la mesa del Frente Guazú, reafirmó en su cuenta de Twitter, que el mandatario y su vice: “Deben irse!».

Ante la grave crisis política, sanitaria, económica y social del país, la mesa del Frente Guazú se reunió con su bancada legislativa para condenar la brutal y desproporcionada represión policial contra la movilización pacífica de miles de compatriotas frente al Congreso, ante la indignación generada  por la ineptitud y corrupción de este gobierno.

El comunicado, hecho público también en el perfil de Facebook del Frente llama “a todas las bases del FG y demás fuerzas patrióticas y democráticas del país a sumarse a la movilización permanente”, exigir la salida del gabinete actual, convocar a elecciones nacionales para “avanzar en un plan de recuperación económica del país, aquejado de una crisis de gobernabilidad, por la inoperancia del gobierno y la corrupción.

Por su parte, la senadora por ese Frente, Esperanza Martínez, exministra de salud en el período presidencial de Lugo (2008-2012), denunció en su cuenta de Twitter que el gobierno no hace más que “demostrar la absoluta incapacidad de comprender lo que está sucediendo, de escuchar a la gente y menos aún, de dar una solución”. Y recuerda que tal posición es una vuelta a los tiempos oscuros de Strossner, quien mal gobernó por más de 30 años y dejó una oleada de desaparecidos y torturados.

 

Desde el inicio de la pandemia el pasado año, el Frente Guazú advirtió acerca de la falta de previsión de las autoridades para asegurar atención de salud ante la emergencia mundial por la Covid-19, lo que dio lugar a que en las últimas semanas se vislumbrara una crisis sanitaria agravada cada vez más por falta de insumos, desabastecimiento de medicamentos, y el colapso hospitalario ante el crecimiento de contagiados.

La inoperancia del Ejecutivo ha puesto en riesgo la vida de miles de paraguayos y especialmente del personal de salud, denunciaron varias organizaciones sociales. En los últimos quince días se registraron alrededor de mil contagiados diarios, y en total las autoridades reportan más 168.000 enfermos y unos tres mil decesos. Sin embargo, el país es el único de la región que no ha iniciado un proceso significativo de vacunación y solo han llegado unas 4.000 vacunas.

Parlamentarios de varios partidos han reaccionado ante lo convulso de la situación y salen a escuchar y ver lo que le pasa a la gente, al tiempo que han gestionado con naciones como Argentina y Rusia la adquisición de la vacuna Sputnik V, pero el gobierno de Abdo Benítez desechó esa oportunidad por motivaciones ideológicas.

Entrevistado por Nodal, portal informativo de noticias de América Latina y el Caribe, Lugo consideró que la pandemia necesita soluciones regionales, pues cada país solo le va a ser imposible afrentarla. Dijo que el presidente Abdo no percibe lo que pasa en el país. “Gobierna como si no hubiese una pandemia. La prioridad hoy en día es la vida de la gente”. Y agregó que «todos los días mueren, y ese hecho ha colapsado la paciencia de la gente”.

Por otra parte, apuntó, se suman múltiples denuncias de corrupción hacia el gobierno en su conjunto. Narró que las personas en la calle le dicen Semana Santa al presidente, porque no se sabe si cae en marzo o en abril. Y a propósito recordó la revuelta de marzo de 1999, cuando “la gente se hartó, y en Paraguay cuando estás harto no te ataja nadie”.

(*) Periodista cubana.

Foto de portada: Frente Guazú/ Facebook.

cubaenresumen

Corresponsalía en Cuba de Resumen Latinoamericano

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: