Cuba: Ilusiones y sonrisas de un proyecto cultural

Por  

La compañía Ilusiones y sonrisas es un proyecto comunitario que permite a los niños desarrollar habilidades como magos y como artistas en general.

«¡Explícame cómo se hace!», le piden sus amigos de la escuela y hasta el público, después de disfrutar de su versatilidad en la escena. La respuesta es invariable. ¿Acaso se desconoce que los magos no revelan sus trucos?

Rosmel Quevedo Gutiérrez tiene 12 años y arranca aplausos a los espectadores, como si no hubiese sido tan solo a los nueve que entró en el fascinante universo del ilusionismo.  

Era su fiesta de cumpleaños cuando vio bien cerquita al Mago Dariel encantando a los invitados. «Sentí tanta ilusión que decidí buscar una escuela donde me enseñaran este tipo de arte». No trascurrió mucho tiempo hasta que entró en la compañía Ilusiones y sonrisas, un proyecto comunitario que permite a los niños desarrollar habilidades como magos y como artistas en general, algo que salta a la vista en las presentaciones de este joven aprendiz, quien ha mostrado sus habilidades en varios teatros.

Todos los martes, en el horario vespertino, Rosmel parte desde su municipio de Regla hasta Diez de Octubre, donde recibe las clases de Magia. Al día siguiente salda su deuda con las asignaturas. «Eso no me afecta, las dos cosas me gustan y les pongo interés para ser uno de los mejores magos. También quiero estudiar Cibernética Matemática». Basta decir que es ganador del concurso provincial de Matemática y, a nivel municipal, ha obtenido mención en Inglés e Historia. 

De cómo consigue equilibrar ambas tareas bien sabe su mamá, quien cada noche, después de que su hijo hace los deberes de la escuela y se baña, repasan juntos los nuevos trucos y lo ayuda a construir los utensilios para sus números, porque son costosos y difíciles de encontrar. Además, «mis padres jamás se han perdido un show, mi familia me apoya mucho». Así, «todo lo que uno se proponga lo puede lograr», comenta.

Ahora que la Covid-19 le ha impedido ensayar frente a su maestra, Rosmel utiliza la plataforma de WhatsApp para comunicarse con ella. Pues nada impedirá que este joven aprendiz continúe adquiriendo nuevas habilidades. «Ella me dice qué tengo que hacer, cómo y las maneras de perfeccionarlo».

Tomado de Granma/ Foto de portada: Endrys Correa Vaillant.

 

cubaenresumen

Corresponsalía en Cuba de Resumen Latinoamericano

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: