Cuba inmunizará a toda su población con vacunas locales durante 2021

Por Alejandra García / Colaboración Especial para Resumen Latinoamericano Estados Unidos.

Cuba se acerca cada día más a lograr lo que ningún otro país de América Latina y muy pocas naciones del mundo han logrado: inmunizar a toda su población contra COVID-19 con sus propias vacunas al 2021. Si bien la región centra sus esfuerzos en la importación de vacunas desarrolladas por grandes multinacionales, en medio de lentos y desiguales procesos de vacunación, Cuba ha destinado sus propios modestos recursos para producir un antídoto que ya ha dado cinco diferentes vacunas.

Hoy se cumple un año desde que las autoridades sanitarias detectaron los primeros tres casos de COVID-19 en la isla. El primer aniversario de esta pandemia se produce en medio de un salto exponencial de contagios en el país. En las últimas 24 horas, el Ministerio de Salud registró 1.044 nuevos casos positivos de coronavirus. Sin embargo, otro tema que encabeza las noticias en Cuba y el mundo en estos días es la vacuna Soberana 02, que entra en su fase final de ensayos clínicos.

La vacuna cubana, la primera de su tipo en América Latina, ya se está administrando a 44.000 habitantes de La Habana, con edades comprendidas entre los 19 y los 80 años. Estos voluntarios fueron seleccionados aleatoriamente en aquellas zonas de la capital cubana con mayor incidencia de la enfermedad, como El Cerro, La Lisa y La Habana Vieja. Los trabajadores cubanos de atención primaria de salud van de puerta en puerta, no solo en la búsqueda de casos, sino también en la búsqueda de voluntarios para participar en los ensayos clínicos de una vacuna que Cuba ha etiquetado como Soberana 02.

“Dos chicos jóvenes vestidos con batas blancas vinieron a mi casa. Explicaron que mis hijos y yo podíamos ser parte de los ensayos, que deberíamos vacunarnos tres veces y que si estábamos de acuerdo podíamos ir a un centro médico local a firmar un papel para dar nuestro consentimiento. Por supuesto, dijimos que sí sin pensarlo dos veces ”, dijo Maribel Rodríguez, de 57 años, quien vive en La Lisa.

Los cubanos confían en el sistema de salud pública “con los ojos cerrados”, dice Maribel. Pocos países en el mundo han manejado la pandemia con tanta eficacia. Mucho antes de que los tres turistas italianos fueran diagnosticados con la enfermedad en la provincia de Sancti Spíritus el 10 de marzo de 2020, el Ministerio de Salud ya había elaborado un plan de acción para contener el avance del SARS-CoV-2 en la isla.

“La pandemia ha puesto a prueba a nuestro país. Pero Cuba ha destinado todos sus recursos para responder a la crisis sanitaria, incluso en medio de un bloqueo implacable. Las naciones más desarrolladas no lo han hecho ”, aseguró el presidente Miguel Díaz-Canel.

¿Por qué Cuba está desarrollando su propia vacuna?

Cuba tiene una sólida tradición en la producción de vacunas. Desde que Estados Unidos inició su bloqueo comercial en 1962, la isla comenzó a invertir en su propia industria biotecnológica como la única forma de eliminar enfermedades entonces endémicas como la poliomielitis, el tétanos y la difteria. Actualmente, estas enfermedades han sido erradicadas y el 80 por ciento de las vacunas que se administran a los niños cubanos son de producción local.

Otras circunstancias obligaron a Cuba a producir sus propias vacunas contra el SARS-CoV-2, según el director de Ciencia e Innovación de BioCubaFarma, Rolando Pérez. “Cuando todos los países del mundo empezaron a firmar potenciales acuerdos a precios muy altos para adquirir medicamentos que aún no existían, nos dimos cuenta de que las vacunas no iban a ser suficientes”, explicó a Pagina12 un diario de Argentina.

Un estudio de la Escuela de Salud Pública Bloomberg Johns Hopkins del Reino Unido mostró que al menos una quinta parte de la población mundial podría no tener acceso a la vacuna COVID-19 hasta 2022. La investigación también reveló que los países ricos ya reservaban la mitad de las dosis para se fabricará en 2021.

“El bloqueo económico de Estados Unidos, endurecido durante el año pasado bajo la administración del presidente Donald Trump, nos dificulta el acceso a ciertos medicamentos y productos esenciales para contener la pandemia. Sin embargo, estamos avanzando. Comenzamos a desarrollar vacunas COVID-19 para mostrarle al mundo cuánto podemos hacer con tan poco agradecimiento a nuestros científicos ”, agregó Pérez.

Después de meses de investigación, los investigadores cubanos han logrado desarrollar las vacunas Soberana 01, Soberana 02, Soberana Plus, Mambisa y Abdala. (Abdala será la próxima vacuna que ingrese en la Fase III de los ensayos clínicos a fines de marzo).

“No nos detendremos aquí. Si continuamos con nuestra investigación, podremos combatir cepas más resistentes. Sin embargo, ahora nos centraremos en lo más urgente: avanzar en la producción de vacunas para que podamos iniciar la inmunización masiva lo antes posible”, concluyó el científico.

Tomado de Resumen Latinoamericano Estados Unidos / Foto de portada: Alejandro Azcuy. 

cubaenresumen

Corresponsalía en Cuba de Resumen Latinoamericano

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: