La CIA, USAID y la NED en la subversión contra Cuba

 Por Orlando Oramas León (*) / Colaboración Especial para Resumen Latinoamericano.

La Agencia Central de Inteligencia (CIA) ha sido hasta hoy el epicentro de la subversión contra Cuba, con una creciente ejecución de sus planes a través de agencias, organizaciones, agentes tanto en Estados Unidos, la isla caribeña y otras naciones.

Se trata de una historia bien larga y forma parte de la política agresiva que enfrenta la Revolución cubana desde hace más de seis décadas, la cual incluye, entre otras modalidades, acciones terroristas, ataques armados, biológicos, cerco económico y programas dirigidos directamente hacia la llamada sociedad civil.

Para el Director del Centro de Investigaciones Históricas de la Seguridad del Estado de Cuba, Manuel Hevia, la CIA utiliza a la Agencia estadounidense para el Desarrollo Internacional (USAID) como su principal brazo para financiar actos desestabilizadores contra la nación caribeña. Según su opinión, la USAID es uno de los pilares de la subversión anticubana y financista principal de la contrarrevolución a partir del Programa Cuba, que solo entre los años 1998 y 1999 empleó más de seis millones de dólares para la ejecución de cientos de operaciones ilegales de financiamiento de grupos mercenarios.

Para ello fueron introducidos en territorio cubano una variedad de recursos técnicos en medios de cómputo, impresión digital, telecomunicaciones, equipos de fax, videos, así como literatura contrarrevolucionaria.

La historia de sedición no termina allí, tampoco los fondos que superan los 300 millones de dólares en las más de dos décadas transcurridas.

La USAID no es la única. Desde allí se canalizan fondos para la National Edowment for Democracy (NED) y otras organizaciones e instituciones que funcionan como red de un mismo plan destinado a socavar el proceso revolucionario cubano y la propia institucionalidad del país.

De ello forman parte sectores anticubanos en Estados Unidos, América Latina e incluso Europa, que desarrollan campañas mediáticas de grandes proporciones contra la isla antillana.

Esta acción subversiva ocurre en medio de la lucha contra la pandemia de la Covid-19, para lo cual el Estado cubano invierte cuantiosos recursos encaminados a garantizar la salud y la vida de los ciudadanos.

Un vistazo a la página web de la NED evidencia el financiamiento durante el 2020, último año de la administración de Donald Trump, a varias instituciones estadounidenses, latinoamericanas y de otros países, vinculadas a elementos que promueven el terrorismo y acciones que buscan el cambio de régimen en La Habana.

Para muestra se enumera algunos de los destinatarios de los fondos distribuidos por la NED para subvertir la situación política en Cuba:

  •  Diario de Cuba, basado en España, recibió más de 200.000 dólares para «promover Información sin censura en Cuba».
  • Directorio Democrático Cubano dispuso de 650.000 dólares bajo el mismo propósito.
  • Freedom of Information (otra ONG anticubana) tuvo financiamiento por casi 100 mil dólares.
  • Fundación Cartel Urbano obtuvo 100 mil dólares «para empoderar a los artistas cubanos (en particular de Hip Hop) como líderes culturales a fin de promover la participación ciudadana y el cambio social en la sociedad», dice la página web oficial de la NED.
  • El Instituto Nacional Democrático para Asuntos  Internacionales (NDI) se llevó una tajada de medio millón de dólares destinados a actividades en Cuba.
  • Foundation for Human Rights in Cuba, Inc. tuvo financiamiento por 126.000dólares.

Entre las entidades receptoras está además el Centro Latinoamericano para la No Violencia, radicado en Estados Unidos, que recibió el año pasado más de 48.590 dólares para difundir el accionar de una supuesta Coalición de Trabajadores Autónomos de Cuba.

Tal coalición fantasmal es dirigida por Omar López Montenegro, uno de los directivos de la Fundación Nacional Cubano Americana, financista de actos terroristas y protectora de Luis Posada Carriles y Orlando Bosch, responsables de hacer estallar en pleno vuelo una aeronave de Cubana de Aviación con 73 personas a bordo. Las acciones de esos connotados terroristas fueron financiadas más de una vez por la CIA.

 

(*)  Periodista cubano, autor de los libros “Raúl Roa, periodismo y Revolución”, “Pohanohara, cubanos en Paraguay” y “Cuentos del Arañero”.

Foto de portada: Ramon Espinosa/ Archivo AP. 

cubaenresumen

Corresponsalía en Cuba de Resumen Latinoamericano

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: