Según informe del FMI: «Lo peor está por venir»

Por Juan Guahán.

Una investigación del FMI, formula la advertencia que “Lo peor está por venir”. El discurso presidencial con cambios y contradicciones. El Mundial de Fútbol Qatar 2022: La entradas son caras, pero la vida no vale nada.

Allí no se habla de las complejas relaciones de nuestro país con ese organismo financiero internacional, tampoco de la evolución de la pandemia que tiene a mal traer a la humanidad entera.

No! Se trata de un Informe preparado por el FMI en el que advierte sobre posibles estallidos sociales que se podrían producir tiempo después de superados los picos de esta pandemia.

Como suele ocurrir en este tipo de vaticinios, sus autores lo avalan en datos históricos interpretados a la luz de la particular situación que se atraviesa. De todos modos parece interesante adentrarse en detalles de esas consideraciones teniendo presente lo que acontece en nuestra realidad cotidiana.

Este equipo de Economistas del Departamento de Estudios del FMI -encabezados por Philip Barrett, Sophia Chen y Nan Li-, cuyas elaboraciones  han llegado a los principales medios de prensa del mundo, apoya sus conclusiones en algunos singulares hechos históricos. Ese trabajo quedó a disposición del directorio de ese organismo internacional hace un par de semanas y el mismo, además de las evidencias históricas, está cargado de pronósticos más que inquietantes.

Desde el punto de vista histórico, traen a esta realidad la plaga que se desparramó por la humanidad en tiempos de Justiniano, el emperador del Imperio Romano de Oriente, en el siglo VI. Las rebeliones que la sucedieron pusieron en jaque a ese Imperio favoreciendo el acoso de los bárbaros. También invocan el dato de la Peste Negra que por el siglo XIV padeció gran parte de la humanidad. Ese hecho significó el inicio del fin del feudalismo medioeval y los inicios de la modernidad que introdujo a este capitalismo que, a pesar de su actual vigencia, está en la raíz de los dramas sociales y riesgos para la sobrevivencia humana que este sistema hoy supone. Invocan la importancia de la insurrección de París en 1832 como un antecedente de las revueltas que vivió Francia durante el siglo XIX. También mencionan a la indebidamente llamada Gripe Española de 1918, que afectó a un tercio de la humanidad existente. Los efectos de la misma, sumados a las muertes producidos por la Primera Guerra Mundial, hizo que las mujeres ocuparan –en muchos casos- el lugar de trabajo dejado por la falta de hombres generando condiciones para el fortalecimiento del legítimo feminismo que se fue desplegando y que sigue bregando para poner fin al patriarcado existente. 

A la pregunta ¿A qué se debe esto?, responden: “Un posible motivo es que las epidemias pueden revelar o agravar grietas ya existentes en la sociedad, como la insuficiencia de las redes de seguridad social, la falta de confianza en las instituciones o la percepción de indiferencia, incompetencia o corrupción de los gobiernos”.

Según esta investigación del FMI el malestar social se eleva en la medida que mayor es la desigualdad social y se reduce la actividad económica.  Sin embargo, los efectos de ese malestar social aparecen amortiguados durante la pandemia o inmediatamente después. Durante su largo trabajo aclaran que durante la pandemia o inmediatamente después –por las dificultades comunicación y desplazamientos- es posible que el malestar social no se exprese totalmente, pero que los daños producidos en el tejido social se manifiestan un tiempo después. Estiman ese período en unos dos años aproximadamente.

Piensan, quienes produjeron este Informe, que: “Es razonable esperar que, a medida que la pandemia se desvanezca, los disturbios puedan resurgir”.

Este Informe que tienen en sus despachos los funcionarios del FMI explica buena parte de las actuales políticas estatales de varios gobiernos, entre ellos el nuestro. Incapaces de formular propuestas distintas, el único instrumento que saben usar -para evitar los efectos de este malestar- es más asistencialismo.

Como los funcionarios estatales conocen las perspectivas planteadas en el Informe de referencia, apuestan no a los cambios económico-sociales necesarios, sino a amortiguar los reclamos con ese asistencialismo. Éste es necesario e imprescindible, pero sin un objetivo económico-social distinto carecemos de futuro.

Alberto: Discurso con cambios y contradicciones

El Presidente, cumpliendo con el ritual constitucional, inauguró un nuevo Período de Sesiones Ordinarias del Parlamento. Contrariando la mayoría de sus prácticas lo hizo con un discurso largo y fuerte. Daba la impresión que la campaña electoral, en la que ya está envuelto, lo obligara a sobreactuar.

Después de haber pasado largos meses procurando un espacio  bajo el sol, con una posición diferenciada a la de Cristina, su mandante política, ahora eligió hacer propias esas posiciones.

Parece convencido de las ventajas de explotar al máximo la grieta -que han creado- entre oficialismo y oposición, muy lejos de aquellas largas exposiciones compartidas con Horacio Rodríguez Larreta -el “moderado” del otro bando- y buscando contener a Axel Kicillof, un posible y eventual competidor, si decide lanzarse para el 2023.

Instalada en el peronismo la necesidad de la “unidad” da la impresión que las posiciones más extremas son las que se están imponiendo y arrastrando a los demás. Parece difícil que quienes aspiran a un discurso más moderado logren tener un espacio adecuado, aunque crezcan sus reuniones, preocupaciones, desazones e incomodidades. La Cámpora ocupando espacios y Cristina definiendo el discurso marcan los límites de la cancha en la que tienen que moverse los que quieren ser protagonistas.

Entre las novedades que trajo el discurso presidencial hay dos cuestiones que resaltan. Una, la decisión de ordenar investigarlo a Mauricio Macri y otros, en su carácter de firmantes del vergonzoso, fraudulento e ilegal préstamo otorgado por el FMI. Dos, aprovechar el legítimo desprestigio que rodea al sistema judicial para sostener que: “Es el único poder que parece vivir en las márgenes del sistema republicano”. La otra propuesta clave es la idea de crear un Tribunal Federal de Garantías que intervendría en “cuestiones de arbitrariedad” y que funcionará como una especie de filtro de causas que van a la Corte, de ese modo daría respuesta a las demandas de la interna partidaria que brega por la “libertad de los presos políticos” por los funcionarios que vienen siendo juzgados. Esta propuesta bastante fantasiosa por el tiempo que demandaría su puesta en marcha y la posibilidad de su paralización por parte de la Corte Suprema de Justicia, no resulta suficientemente satisfactoria para las urgencias procesales de Cristina.

Entre las contradicciones del discurso presidencial hay una que se destaca por sus posibles consecuencias legales, políticas y sociales. Se trata de la legítima crítica del Presidente a los acuerdos que hicieron posible el préstamos del FMI por 44 mil millones de dólares y por lo cuales solicita la investigación legal a Macri y demás firmantes. Hasta allí, todo bien. Pero cuando el Presidente luego de referir sus características fraudulentas e ilegales opta por mantenerlo, negociar su pago, aquí sí, ya no se entiende. Cómo y porqué un hecho fraudulento puede ser convalidado por el Presidente, corriendo el riesgo que mañana otros fiscales le pidan cuenta por la complicidad con esa conducta que está condenando. Desde lo social y político ocurre algo peor. Los gobernantes se pasan la pelota unos a otros, pero todos terminan arreglando con esa nefasta entidad.

Pero tanto o aún más importante que lo planteado resultan los silencios presidenciales. Ellos abarcan cuestiones vitales para la vida cotidiana de nuestro pueblo como la inflación, los ingresos de jubilados y trabajadores, los problemas y  pérdida de derechos laborales.

     Mundial de Fútbol Qatar 2022: La entrada es cara, pero la vida no vale nada

Qatar es un pequeño estado ubicado en la península arábiga. Está enclavado en el Golfo Pérsico y su única frontera terrestre es con Arabia Saudita. Su población ronda los 2,8 millones de habitantes, de los cuales alrededor de 2 millones residen en su capital, Doha, desde donde tramite la cadena televisiva Al-Jazeera. Su ingreso per cápita es uno de los más altos del mundo, merced al petróleo que guarda en sus entrañas.

Su designación como sede del próximo mundial fue escandalosa. Potencias occidentales se querían quedar con ella, pero los incalculables recursos de las autoridades cataríes pudieron más. Ante el tamaño de esa billetera no pudieron hacer mucho las presunciones históricas y culturales de Occidente.  

Esta semana, a la par de salir a la venta las entradas y conocerse los valores de las mismas para tamaño espectáculo, surgen datos sobre las cantidades obreros que perdieron la vida en las obras destinadas a preparar la infraestructura necesaria para dicho evento. Ambos datos son impactantes.

Pero antes de cerrar con esa información se puede decir que será un Mundial muy especial. Lo será por la época en que se realizará y por algunas “novedades” obligadas por las temperaturas del lugar.

Se realizará entre noviembre y diciembre del 2022. Será en temporada catarí de invierno, porque la temperatura de verano ronda los 50 grados. Los 8 estadios que se construyen o remodelan en 5 ciudades tienen una capacidad que va de los 40 a los 80 mil espectadores y tendrán aire acondicionado. El fútbol se practicará hacia la tarde/noche y procuran crear nubes artificiales que impidan el paso de los rayos solares. 

Los valores de las entradas oscilarán entre los 950 dólares, para ver un partido único de la primera ronda, hasta los 74.500 dólares para ver los partidos de la serie final desde una lujosa suite.

Tamaños lujos, además de los dólares necesarios, se pagan en vida humanas. 

Se estima que unos 6.500 trabajadores inmigrantes de Bangladesh, India, Nepal, Pakistán y Sri Lanka murieron mientras se realizaban las obras necesarias, sin datos de los trabajadores provenientes de Filipinas y Kenia. Esa fue la noticia publicada por el periódico británico The Guardian.

Desde hace tiempo llueven las denuncias sobre esos hechos. Ello motivó investigaciones y gestiones para la suspensión de las obras, pero al final el dinero (poderosos caballero!!!) se impuso y todo quedó tapado. Entre un 70% al 80% de los fallecimientos fueron encubiertos al ser catalogadas bajo la figura de “muertes naturales por insuficiencias cardíacas o respiratorias”.

El próximo mundial de fútbol pasará a la historia por la magnificencia del espectáculo. Pero también lo hará por el desprecio por la vida que se permiten la humanidad y el dinero, en aras de una vanidosa arrogancia que en lugar de aplaudir, debería avergonzarnos.

Tomado de Resumen Latinoamericano Argentina / Foto de portada: 8digital. 

cubaenresumen

Corresponsalía en Cuba de Resumen Latinoamericano

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: