Brasil: Cruje el país gobernado por Bolsonaro

Por Juan Guahán.

Los jefes militares de las 3 armas se fueron, otros 6 ministros corrieron la misma suerte. Esa es la forma visible que tiene –por estas horas- la crisis por la que está atravesando Brasil, un país continente y por lejos el más importante de la región.

Económicamente Brasil no está bien, pero tampoco está peor que la mayor parte de sus vecinos, incluida la Argentina. Más allá de los problemas estructurales de todos nuestros países, su situación actual está cruzada por otras dificultades.

La descontrolada pandemia da cuenta de más de 320 mil vidas cobradas, con un promedio que hoy supera 3.500 personas fallecidas por día, con alrededor del 90% de su capacidad hospitalaria cubierta y siendo el principal reservorio mundial del Covid-19, colocando en alerta al sistema sanitario mundial. Este tema constituye un aspecto central de lo que hay detrás de lo que está a la vista. Sus vacunados rondan el 7%, una cifra semejante a la existente en nuestro país.  

Esa situación ha provocado dos cuestiones que afectan directamente al futuro de Jair Bolsonario y tienen que ver con el caos de esta semana.

Una es la necesidad del Presidente de evitar el “impeachment” (juicio político). A esos fines procura recuperar el apoyo de sectores parlamentarios conservadores, con ese objetivo está liberando parte del gabinete para atraer a los mismos. De ese modo trataría de evitar el enjuiciamiento presidencial.

La otra cuestión está vinculada a dos hechos recientes. El riesgo de perder las elecciones que se deberían celebrar en el último trimestre de este año para renovar su actual mandato o decretar su fin presidencial a partir del próximo 1° de marzo 2022. En este sentido la reciente resolución judicial liberando de culpabilidades a Lula y una encuesta que acaba de publicarse destacan el problema en el que se encuentra Bolsonaro. Una pregunta donde se podía mencionar a más de un candidato presidencial da como resultado que Lula es citado en el 50% de los casos; Bolsonaro en el 38%; el exministro Sergio Moro en el 31%; un locutor de de la Televisión O Globo, en un 28% y Fernando Haddad, candidato del Partido de los Trabajadores en la última elección, en un 27%.

Esos y otros números semejantes prendieron luces rojas en el entorno del actual Presidente y también en el Partido Militar, fuertemente crítico de Lula. Es bueno recordar que Bolsonaro y su vice revistan como personal retirado del ejército brasileño.  

Ante estos antecedentes son muchas las dudas sobre estos recientes movimientos y no faltan quienes piensan que hay intereses del Partido Militar detrás de las mismas. Ya sea para intentar “salvar la gobernabilidad” durante este mandato o para tomar distancia respecto del actual gobierno.

En este sentido es llamativo que las Fuerzas Armadas ratifican que son un órgano del Estado y no aparatos del gobierno, mientras va quedando claro que los 6 mil militares en el gobierno continuarán siendo parte del mismo.

Esta crisis se desató en vísperas del aniversario del golpe militar del 31 de marzo de 1964 y que se extendió por 21 años. El gobierno y las Fuerzas Armadas calificaron dicho hecho como una fecha para celebrar, porque “permitieron salvar las libertades individuales y la democracia”.

Tomado de Resumen Latinoamericano Argentina.

cubaenresumen

Corresponsalía en Cuba de Resumen Latinoamericano

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: