Coordinadora por la Paz, la Soberanía, la Integración y la No Injerencia (CPAZ), se dirige a la Presidencia del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas, sobre la Causa Saharaui

El día de ayer, la Coordinadora por la Paz, la Soberanía, la Integración y la No Injerencia (CPAZ), movimiento de derechos humanos del Ecuador, se dirigió a la Presidencia Rotativa del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas, con ocasión de la Consulta VTC en la que la Secretaría General de la ONU y el Representante Especial y Jefe de la MINURSO, Colin Stewart, informarán a todos los miembros permanentes y no permanentes del Consejo, sobre la situación en el Sáhara Occidental, en concordancia con el numeral 10 de la resolución 2548 (2020), aprobada en octubre del año pasado.

En la misiva dirigida al embajador Dang Dinh Quy, representante permanente de la República Socialista de Viet Nam y presidente del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas, la Coordinadora por la Paz (CPAZ) señaló seis aspectos de preocupación de este movimiento de derechos humanos, que incluye a organizaciones y dirigentes sociales, académicos, periodistas y activistas y defensores de derechos humanos de este país sudamericano, en los siguientes términos:

1.- Destacó la inexistencia de evidencia alguna que demuestre que el Consejo de Seguridad haya intervenido ante el deterioro de la situación de los derechos humanos en los Territorios Ocupados en el Sáhara Occidental, luego de la ruptura del alto el fuego, en noviembre del 2020, tras la agresión marroquí a una manifestación pacífica de civiles saharauis. Mujeres, jóvenes y periodistas saharauis llevan la peor parte, tras la represión cotidiana de las fuerzas de ocupación marroquíes. Una mención especial la merecen los presos políticos saharauis, aislados de familiares, amigos y abogados.

2.- También CPAZ ha mencionado que, a pesar de las decenas de resoluciones, desde 1991, del Consejo de Seguridad, la Asamblea General, la IV Comisión y el Comité Especial de Descolonización, el pueblo saharaui se mantiene a la espera del referéndum de autodeterminación, bloqueado por los intereses geopolíticos de Francia, miembro permanente del Consejo de Seguridad.

3.- CPAZ, además, ha cuestionado el sentido y la legitimidad de la Misión de las Naciones Unidas para el Referéndum del Sáhara Occidental (MINURSO), creada conforme la resolución 690 (1991), pues en la práctica el Estado ocupante, el Reino de Marruecos, ha promovido innumerables medidas para perpetuar su ocupación ilegal, alterar la composición demográfica, violar sistemáticamente los derechos humanos en los Territorios Ocupados y promover el expolio de los recursos naturales saharauis.

4,- Asimismo ha advertido que la inacción y el incumplimiento del mandato de la MINURSO que, además, no ha sido dotada de facultades para monitorear y reportar la situación de los derechos humanos en los Territorios Ocupados del Sáhara Occidental, la convierten en una operación de mantenimiento de la paz que no tiene sentido, pues su propósito central que fue organizar el referéndum de autodeterminación no se ha cumplido hasta la fecha.

5.- En este contexto, CPAZ ha destacado el dilatado anuncio del Secretario General, António Guterres, para designar a un Enviado Personal para el Sáhara Occidental, tras la renuncia de Horst Köhler, luego de las dimisiones de James Baker, Peter Van Walsum y Christopher Ross, pues ha perdido fuerza, legitimidad y oportunidad. CPAZ ha insistido, de igual manera, en las graves repercusiones del bloqueo francés al referéndum de autodeterminación, y la inacción y omisión de España, que ha evadido sus responsabilidades históricas y jurídicas ante la cuestión saharaui.

6.- Por último, CPAZ ha saludado y dado la bienvenida a la iniciativa de la Unión Africana, a través de su Consejo de Paz y Seguridad, de convocar a negociaciones directas entre el Reino de Marruecos y la República Árabe Saharaui Democrática (RASD), miembros plenos de la UA, para lograr una solución política a este conflicto.

Del mismo modo, CPAZ ha expresado su satisfacción por las intervenciones del Grupo de Ginebra, ante el Consejo de Derechos Humanos y, el diálogo iniciado con el Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, sobre la dramática situación de los derechos humanos en los Territorios Ocupados.

 La comunicación ha sido suscrita por Yumac Ortiz, antropóloga y periodista ecuatoriana, quien preside este movimiento de derechos humanos, y Pablo de la Vega, coordinador para África y Medio Oriente de CPAZ, y coordinador de la Asociación Ecuatoriana de Amistad con el Pueblo Saharaui.

Tomado de SPS/ Getty Images

cubaenresumen

Corresponsalía en Cuba de Resumen Latinoamericano

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: